La Habana.- Un proyecto de nueva Constitución en Cuba dio luz verde al debate sobre la inclusión del matrimonio entre dos personas, sin especificar su sexo, anunció el sábado un alto funcionario del país, que indicó que se mantendrá "irrevocable" el rumbo del Estado socialista.

La Constitución, vigente desde la era soviética de 1976, conserva al Partido Comunista como "la fuerza superior de la sociedad y del Estado" y define el matrimonio como la unión concertada voluntariamente entre un hombre y una mujer "a fin de hacer una vida en común".

Cuba, que discriminó a homosexuales en las primeras décadas de la Revolución de 1959, ha impulsado en los últimos años los derechos de la comunidad LGBT, como se le conoce al grupo de personas que declaran ser lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Actualmente permite las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo en la isla.

Las propuestas para admitir las parejas del mismo sexo se estancaron por décadas en el Parlamento, debido al lento proceso legislativo y la mentalidad machista que persiste en la sociedad cubana.

"Creo que los principios de igualdad, de justicia y de humanismo que tiene nuestro proyecto se refuerzan con esa posibilidad del matrimonio entre dos personas", dijo Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado al abordar el análisis del proyecto.

Acosta dijo que "hay alrededor de 24 países que tienen incorporados este concepto y nosotros no podíamos dar la espalda a este asunto cuando estamos conformando la Constitución".

"Como ya en la Constitución de 1976 estaba establecido el matrimonio heterosexual (...), entonces creo que tenemos el deber de situar otra visión del matrimonio mucho más inclusiva que garantice derechos que (...) no hemos estado garantizando", dijo la diputada Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro y quien ha impulsado los derechos de la comunidad LGBT.

Luego de discutirse en la Asamblea, el borrador irá al debate entre los cubanos para incluir nuevas propuestas. Finalmente, deberá someterse a un referendo. "Continuaremos en las calles hasta el proceso final (...) y debemos asegurarnos de que se aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo", dijo la activista Isabel Díaz Torres.

En las últimas semanas, las campañas sobre el matrimonio gay se han disparado a favor y en contra. Cinco denominaciones evangélicas emitieron un comunicado en las redes sociales que declaran que el matrimonio debe ser "exclusivamente la unión entre un hombre y una mujer".

"Estoy a favor del diseño cubano: una familia original, la familia como Dios la creó", decía un cartel en una iglesia evangélica de La Habana.

El proyecto de la denominada ley de leyes destaca también el reconocimiento a la propiedad privada tras casi cuatro décadas de propiedad mayormente estatal. Además, en sus 224 artículos, se incluyen cambios en la estructura del Estado, como la creación de cargos de presidente de la República y de primer ministro, encargado de dirigir el Consejo de Ministros.

Raúl Castro, jefe del Partido Comunista de Cuba, encabeza desde junio una comisión que ha preparado el borrador de la nueva carta magna.

"En el proyecto hay un reconocimiento a la propiedad privada (...) eso es un cambio trascendente dentro del diseño constitucional", dijo Acosta. Cuba ha rechazado por décadas la propiedad privada, al considerarla como un vestigio del capitalismo.