Buenos Aires. El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, dijo este jueves que en 2011 será candidato a presidente de Argentina o a la reelección como jefe de Gobierno de la capital del país, pese a un escándalo por acusaciones de espionaje que lo pusieron bajo proceso judicial.

Macri, un empresario millonario que fue titular del popular club de fútbol Boca Juniors, dijo que su rival político, el ex presidente Néstor Kirchner, esposo de la mandataria Cristina Fernández, ha armado el escándalo para perjudicarlo.

"Es una maniobra de Néstor Kirchner transformada en causa judicial", dijo Macri en diálogo con periodistas extranjeros.

El caso podría disparar un proceso de juicio político a Macri, que el jefe de Gobierno ha incentivado, confiado en que se aclarará que no ha cometido delito alguno.

"Yo voy a ser candidato el año que viene", dijo Macri, indicando que su pequeño partido opositor, el centroderechista PRO, tiene aspiraciones de gobernar Argentina aunque podría también disputar la reelección como alcalde.

Macri fue procesado en mayo por un juez que lo consideró partícipe necesario en un caso de escuchas ilegales atribuidas a altos jefes de la policía metropolitana, una fuerza creada por el alcalde para enfrentar un auge del delito en Buenos Aires. Otros jueces ratificaron el procesamiento.

Pero el alcalde dijo que esos hechos reforzaron su imagen positiva y atribuyó sus problemas judiciales a Kirchner, al que acusó de "ejercer desde las sombras el poder con perversidad", indicando que el antecesor de Fernández es quien toma las decisiones en el país.

El espionaje, que se extendió entre legisladores, funcionarios del Gobierno local y hasta familiares de Macri, provocó la detención del jefe de la policía de la capital argentina y la destitución de otros altos mandos de la fuerza.

El jefe del Gobierno de la capital argentina posee una agenda económica de cuño liberal, contrapuesta a las políticas intervencionistas de la presidenta Fernández.

Su partido tiene además fluidas vinculaciones con facciones del peronismo disgustadas con las políticas y la centralizadora forma de conducción de Fernández y de su esposo y antecesor.

Argentina celebrará elecciones presidenciales en octubre del año próximo.