Buenos Aires. El jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, afirmó que no dejará su cargo después que un fallo judicial confirmó su procesamiento en un caso de espionaje ilegal.

"No hay ningún tipo de probabilidad de que yo tome una licencia. Estoy trabajando en lo mío, para eso me han elegido", enfatizó.

Macri responsabilizó al kirchnerismo por el avance de la causa. "Realmente estoy muy preocupado por la forma de ejercer el poder por parte del kirchnerismo, para agredir, descalificar y destruir opositores echando mano de cualquier instrumento que tenga dentro de un Estado policial", dijo.

El jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pidió a la Justicia que avance rápido hacia un juicio oral, señaló La Nación.

Al respecto, explicó que "pedí a mis abogados que estudien, que vean la posibilidad de ir lo antes posible, en algunas semanas quizás, a un juicio oral, para que se sepa la verdad, que se hable de esto en serio, a la luz del día", dijo.

Se ha definido que los abogados de Macri no apelarán el fallo ante la Cámara de Casación y la demanda de un juicio rápido será el eje de la estrategia en la Justicia y ante la opinión pública.