Pasar al contenido principal
Máximo fiscal de Brasil está decidido a pedir una investigación contra presidenta Rousseff
Jueves, Marzo 17, 2016 - 08:07

Según la revista Veja, Rodrigo Janot se inclina a requerir una investigación de Rousseff después de que el Tribunal Supremo aprobó una delación compensada de un senador la semana pasada, que dijo que la presidenta intentó bloquear una pesquisa.

Sao Paulo. El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, decidió pedir formalmente una investigación contra la presidenta Dilma Rousseff, por presuntamente obstruir una pesquisa sobre corrupción, dijo este miércoles la revista Veja en su columna Radar.

Según Radar, que no dijo cómo obtuvo la información, Janot se inclina a requerir una investigación de Rousseff después de que el Tribunal Supremo aprobó una delación compensada de un senador la semana pasada, que dijo que la presidenta intentó bloquear una pesquisa en medio de una amplio caso de corrupción.

El máximo tribunal es el único que tiene la jurisdicción para abrir una investigación contra Rousseff. La oficina de Janot no realizó comentarios de inmediato.

¿Renuncia a medidas de austeridad? Opositores al Gobierno advirtieron de que Lula, quien ha abogado por un mayor gasto público para terminar con la peor recesión en Brasil en décadas, puede llevar a que Rousseff renuncie a medidas de austeridad.

Los críticos calificaron la jugada como un intento desesperado de evitar el juicio político a Rousseff y un arresto de Lula.

El Gobierno ha sido sacudido por acusaciones de sobornos y enormes protestas el domingo, durante las cuales manifestantes pidieron la renuncia de Rousseff.

El presidente del banco central brasileño, Alexandre Tombini, podría dejar el puesto si el retorno de Lula produce un cambio de política económica grande, dijo un miembro del equipo económico el miércoles, hablando bajo condición de anonimato.

Rousseff dijo que Lula tiene un pasado defendiendo la estabilidad fiscal y combatiendo la inflación, y negó que Tombini o su ministro de Hacienda, Nelson Barbosa, vayan a dejar sus puestos. "Están más involucrados que nunca", dijo a periodistas.

La presidenta, que busca defender su Gobierno en medio de una cascada de acusaciones de corrupción, puede apoyarse en el carisma de Lula y sus estrechos vínculos con legisladores para evitar un juicio político que podría terminar en su destitución.

Como ministro, Lula sólo puede ser juzgado por el Supremo Tribunal de Justicia, lo que temporalmente lo deja fuera del alcance de investigaciones estatales y federales en curso.

Autores

Reuters