Bogotá. Un nuevo guiño hacia la posibilidad de encontrar un camino negociado hacia la paz lanzó el máximo jefe de las FARC Guillermo León Sánez, alias "Alfonso Cano", quien se declaró optimista frente a la posibilidad de iniciar los diálogos.

No obstante, se mostró en desacuerdo con el trámite de leyes en las que se les sigue tildando de ser una organización terrorista, por cuanto cree que ello no contribuye a una eventual conversación de paz, según lo dijo el líder insurgente en una entrevista a medios españoles.

Dijo que las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia no secuestran sino que toman como prisioneros de guerra, tal y como las autoridades capturan a sus miembros y los privan de su libertad; señaló que ellos anhelan el retorno a la libertad de sus compañeros tanto como las familias de los cautivos lo hacen con sus seres queridos.

"Cano" insistió en que no dirige ninguna narcoguerrilla, pues el grupo armado ilegal se financia de las contribuciones de simpatizantes, que coinciden con la visión política de las FARC.

Finalmente, señaló que las causas objetivas de insatisfacción de necesidades por parte de la mayoría de la población y la necesidad de propiciar un viro del Estado hacia el socialismo siguen estando vigentes, y de ahí el porqué de la continuidad de la lucha armada.