La Habana. Muchos de los presos políticos cubanos que están siendo liberados dentro de un histórico acuerdo entre el gobierno y la Iglesia viajarían a España con sus familias y hasta ahora sólo cuatro han expresado su deseo a permanecer en la isla, según un disidente.

Los primeros nueve excarcelados llegaron entre el martes y este miércoles con sus familias a España, cuyo gobierno les prometió ayuda inicial como refugiados para que luego recobren plenamente su libertad. Otros presos políticos estarían haciendo los trámites para viajar en los próximos días.

Cuba se comprometió la semana pasada a excarcelar antes de octubre a 52 disidentes que estaban tras las rejas desde el 2003, cuando fueron detenidas 75 personas dentro del proceso conocido como "Primavera Negra" por acusaciones vinculadas a acciones contra el gobierno comunista de la isla.

Esa decisión, tras un diálogo con autoridades eclesiásticas cubanas y con el apoyo de España, fue celebrada en el exterior y augura un escenario para solventar diferencias con su enemigo Estados Unidos y Europa que habían reclamado a La Habana una mejora en la situación de los derechos humanos.

El portavoz de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de los Derechos Humanos, Elizardo Sánchez, dijo este miércoles que sólo los presos políticos Pedro Arguelles, Regis Iglesias, Arnaldo Ramos y Eduardo Díaz Fleitas "no quieren irse de Cuba".

"Los que no quieren irse de Cuba saldrían dentro del plazo de tres o cuatro meses, imagino que serán los últimos porque ahora van a priorizar los que están saliendo al extranjero, supongo", dijo Sánchez por teléfono a Reuters.

Según el activista, "otra media docena" del grupo podría elegir permanecer en Cuba, pese a la oferta de visas y ayuda inicial como refugiados que ha ofrecido el gobierno de España.

Una fuente de la Iglesia católica cubana que pidió no ser identificada confirmó por teléfono a Reuters que "hay algunos (presos políticos) que han dicho que no viajarán". La fuente tampoco pudo aclarar la cifra.

Familiares presionan. Sin embargo, la disidente Martha Beatriz Roque dijo que muchos familiares están presionando para que decidan viajar a España. "Las familias de los que han dicho que no (quieren viajar) los están presionando para que se vayan del país", comentó.

Según familiares de los presos políticos, el cardenal Jaime Ortega consulta por teléfono a los disidentes que serían excarcelados si desean viajar con sus familias a España. Luego las autoridades cubanas inician la tramitación de pasaportes y controles de salud de los presos y sus parientes.

Sánchez dijo que otros dos presos políticos se alistaban el miércoles para viajar a España. "Nos llamaron desde la prisión Combinado del Este donde están concentrados y dicen que por lo menos dos se van esta noche (miércoles), el doctor Luis Milán y Mijail Barzaga", precisó.

Los excarcelados que no deseen emigrar serían los últimos en ser liberados y vivirían en Cuba como lo hacen Oscar Espinosa Chepe, Héctor Palacios y otros ex presos políticos del grupo de los 75 que fueron liberados en el pasado por razones de salud, agregó.

El Arzobispado de La Habana dijo la pasada semana en un comunicado que 20 presos políticos serían excarcelados y saldrían "próximamente" hacia España con sus familiares.

El ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Angel Moratinos, cuyo gobierno ha optado por el diálogo en lugar del aislamiento contra las autoridades de Cuba, dijo el martes a medios españoles que todos los presos políticos cubanos "serán excarcelados".

Quienes viajan a España no son "deportados" y podrán regresar a la isla como cualquier cubano que está en el exterior, solicitando el permiso correspondiente "caso por caso", afirmó.