Los latinoamericanos tienen un alto grado de desconfianza en los políticos, pero tienen una percepción positiva sobre la solidez de la democracia en su país, según se desprende del Estudio de Opinión sobre Gobernabilidad y Convivencia Democrática en América Latina realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

En el sondeo se establece que 60% de los latinoamericanos dice no confiar en los políticos, 28% confía “poco”, 12% “algo” y sólo 3% dice “mucho”. Si bien en Uruguay es donde se registra el mayor número de personas que señalan confían “mucho” en sus políticos, la cifra alcanza apenas 10%. Las naciones donde hay mayor desconfianza son Guatemala (74%) y República Dominicana (71%).

En cuanto a la figura del Presidente de la República, 50% de los habitantes de la región confía en quien detenta ese cargo. En el caso argentino, 62% dijo confiar “nada” en su presidente, lo que contrasta con la realidad de Uruguay, donde 43% confía “mucho” en su jefe de Estado, y Chile, donde esa opción llega a 40%.

A la hora de definir opciones políticas, se estableció una escala de 1 a 10, donde 1 es extrema derecha y 10 extrema izquierda. En este margen, los latinoamericanos ubican su ideología en un promedio de 6. Así, las posiciones más radicales alcanzan tasas menores: 13% se considera de extrema derecha y 11% se perciben de extrema izquierda.

La mayoría de los latinoamericanos (85%) prefieren que las FF.AA. de su país continúen existiendo.

Honduras es el país con mayor porcentaje de ciudadanos que se ubican en la extrema derecha (24%) y Venezuela es la nación con más personas de extrema izquierda (17%).

Golpe de Estado. Hay una percepción de que la democracia es sólida en Latinoamérica, pues 77% de los encuestados cree que su país no está propenso a un Golpe de Estado. Esta percepción es más fuerte en Chile (94%), Uruguay (90%) y Costa Rica (84%). Distinto es el caso de Paraguay, donde 30% de la población piensa que podría destituirse al presidente antes de que termine su periodo de gobierno.

Para 66% de los entrevistados, la corrupción es la razón por la que podrían considerar que el presidente debería ser destituido antes de que termine su gobierno.

Sin embargo, casi la mitad de latinoamericanos (49%) concuerda con que a pesar de que sucediera cualquier eventualidad, el gobierno nunca debería ser destituido.

Fuerzas Armadas. La mayoría de los latinoamericanos (85%) prefieren que las FF.AA. de su país continúen existiendo, contra en escaso 15% que cree que deberían desaparecer.

En naciones como Brasil, Ecuador, El Salvador y México nueve de cada diez personas prefieren que las Fuerzas Armadas permanezcan.

La percepción en Costa Rica y Panamá, donde no existen fuerzas armadas, la posición es distinta: en Costa Rica cuatro de cada cinco entrevistado piensa que deben mantenerse así, pero en Panamá 47% dice que debería restablecerse el Ejército, contra 52% que argumenta en favor de que ello no se haga.

En los países donde hay ejércitos, son más las personas que confían poco o nada en las Fuerzas Armadas (57%) que aquellas que le tienen confianza (43%). Los ciudadanos más confiados en este sentido se encuentran en Chile (60%) y en México (63%). En cambio, en Guatemala sólo 28% de los habitantes confía en las Fuerzas Armadas.

Medios de comunicación. El 62% de los latinoamericanos dice confiar “algo” o “mucho” en los noticieros de televisión, mientras que 38% confía “poco” o “nada”.

Los latinoamericanos manifiestan mayor confianza en los noticieros de radio (58% “algo” y “mucho”) que desconfianza (40% que confía “poco” o 10% “nada”).

Poco más de la mitad de los consultados en Latinoamérica (55%) dice confiar “algo” o “mucho” en los periódicos, mientras que un 43% responde confiar “poco” o “nada”.

La encuesta la realizó la empresa Ipsos, que efectuó el estudio entre el 14 de noviembre y el 18 de diciembre de 2009 en 28 ciudades de 18 países latinoamericanos. Se llevaron a cabo entre 500 y 513 entrevistas por país, lo que significa una muestra de 9.057 personas entrevistadas.