Ciudad de México. En el marco de la celebración de los 89 años del PRI, el candidato a la Presidencia, José Antonio Meade, aseguró que no permitirá que haya un retroceso al México de caudillos ni a uno de mesías.

Durante su discurso en la sede nacional del tricolor, el aspirante presidencial afirmó que, de la mano del PRI, buscará ganar los comicios del próximo 1 de julio, ya que "su candidatura es un compromiso con el país".

"El partido es heredero de un legado de sensibilidad y dedicación. El partido y Plutarco Elías Calles cambiaron a caudillos por instituciones; consolidaron la paz social. No vamos a permitir que regrese un México de caudillos ni de mesías", aseveró.

Frente a cientos de militantes y simpatizantes priistas, aseguró que ganará para la construcción de un mejor país en el que se castigue a los corruptos y no se dé perdón a los delincuentes que han dañado a los mexicanos.

"Lo vamos a construir juntos ese México chingón. No hay cortina de humo que valga, el que la hace debe pagarla", afirmó Meade Kuribreña.

Destacó que es un ciudadano "con vida limpia" y que no promueve "el odio, sino respeto, no aliento la división, sino unidad; no creo en los extremos que polarizan. Soy un hombre con experiencia, con ideas propias".

Aseguró que su trabajo con el PRI está orientado a la ciudadanía y tiene cuatro ejes principales que giran en torno a compromisos con la ley, el orden y la seguridad; con las familias y mujeres; con vocación ciudadana y con gobierno a la medida.

"Vamos a hacer una revolución en la política social para poyar de manera personalizada a cada mexicano", dijo.