Los embajadores de España e Italia en Panamá arribaron pasadas las 10 de la mañana de este 3 de enero a la presidencia de Panamá, donde fueron citados por el mandatario de la República Ricardo Martinelli para hablar sobre el aviso de paralización que hizo el consorcio que lleva adelante el proyecto de ampliación del Canal de Panamá.

El consorcio Grupos Unidos por el Canal (Gupc), está integrado por la española, Sacyr Vallehermoso; la italiana, Impregilo; la belga, Jan de Nul y la panameña Cusa.

Los diplomáticos acreditados en suelo panameño Jesús Silva de España y Massimo Tudini de Italia se reunieron con varios miembros del gabinete y el propio presidente. A su salida del encuentro que duró cerca de una hora y media, el diplomático español anunció que la ministra de Fomento de España Ana Pastor estaría viajando a suelo panameño este fin de semana y el día lunes realizarán una reunión.

Por su parte, Martinelli aseguró que los gobiernos de Panamá, Italia y España tienen la mejor disposición para resolver el conflicto.

Martinelli aseguró que estaría viajando a España e Italia para resolver la situación e indicó que los gobiernos de esos países deben ser solidarios moralmente con el compromiso adquirido por las empresas, y a su salida de la Asamblea legislativa donde daba su discurso de rendición de cuentas conversó minutos con el embajador Silva y aseguró que estaba solicitando una cita directa con el mandatario español Mariano Rajoy.

El consorcio que construye la obra de ampliación de la vía interoceánica anunció que estaría suspendiendo la obra si no se toman en cuenta una serie de sobrecostos presentados que estarían por el orden de US$1.600 millones.

Mientras reportes del diario El País en España aseguran que la ministra de Fomento Ana Pastor está igualmente mediando en la situación,. El mismo medio publicó ayer que el consorcio encabezado por el grupo constructor español se ha ido apuntando en su contabilidad como ingresos los sobrecostos incurridos en la ejecución de las obras de ampliación del canal de Panamá, pese a que tales partidas no son reconocidas por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

De acuerdo con los estados financieros de Sacyr, al cierre del tercer trimestre del 2013, las obras de ampliación representan un 25% de los ingresos exteriores de la empresa.