Caracas. El médico que afirmó que al presidente venezolano Hugo Chávez le quedarían apenas un par de años de vida, por el cáncer por el que fue tratado, dijo este viernes haber abandonado el país y fuentes aclararon que lo hizo luego de que la policía irrumpiera en su consultorio.

Las declaraciones del doctor Salvador Navarrete, quien fue médico del mandatario izquierdista hace años, fueron divulgadas el domingo 16 de octubre por un medio mexicano y desde entonces desataron polémica sobre la salud del gobernante que aspira a ser reelegido en el 2012 y que se declaró libre del cáncer.

La publicación recogió una entrevista con Navarrete en la que dijo que el tumor que le extrajeron a Chávez en Cuba, del tamaño de una pelota de béisbol, es "muy agresivo", por lo que "la expectativa de vida puede ser de hasta dos años".

"Los acontecimientos posteriores (a la publicación) me obligaron a salir del país con mi familia de una manera abrupta, algo que no deseaba y no tenía planificado hacer", dijo Navarrete en una carta abierta publicada este viernes.

Cansados de oleada de rumores. Voceros del gobierno han dicho estar cansados de las frecuentes oleadas de rumores que se originan en el país sudamericano sobre la salud de Chávez, en medio del silencio oficial sobre los detalles de su enfermedad y tratamiento.

Especialistas han advertido que una vez culminado el tratamiento indicado para cualquier tipo de cáncer, el paciente no es declarado en remisión antes de dos años.

Cilia Flores, líder del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), calificó de "necrofílica" y "morbosa" a la oposición por hacerse eco del diagnóstico hecho por Navarrete sobre la enfermedad de Chávez.

Irrupción policiaca. Colegas del médico, quien dice ser tratante de algunos familiares de Chávez, aseguraron haber presenciado cómo la policía irrumpió en su consulta de una clínica del este de Caracas para revisar archivos y computadoras.

Una fuente agregó que el hogar de algunos familiares también fue visitado en busca de información. Navarrete compartía sus consultas con un hermano y un hijo.

No hay confirmación oficial hasta ahora de la actuación policial en las dependencias del médico.

En la carta, el médico, considerado un seguidor de Chávez por algunos allegados, expresó que le "preocupa que el presidente y su entorno político no conozcan la magnitud de su enfermedad, puesto que ha sido manejada con completo hermetismo".

"Los motivos que me impulsan son la salud del presidente y el impacto político que va a tener en Venezuela", añadió.

En el consultorio de Navarrete sus secretarias dijeron que encargó los pacientes a dos colegas y que tiene "suspendidas las consultas indefinidamente".

Retorno. Chávez retornó el jueves a Venezuela, procedente de Cuba, y se declaró libre de cáncer al asegurar que no se encontraron células malignas en su cuerpo tras los cuatro ciclos de quimioterapia que recibió para combatir la enfermedad, diagnosticada a mediados de año .

En un acto de agradecimiento ante el Cristo de la Grita en el occidente del país, el militar retirado dijo que es un "nuevo Chávez" y reiteró que buscará ganar otra vez la presidencia en las elecciones del 2012 para extender su mandato en el país petrolero, que inició en 1999.

Pese a que Chávez asegura estar "libre de cáncer", fuentes médicas sostienen que es pronto para hablar de curación.

Especialistas han advertido que una vez culminado el tratamiento indicado para cualquier tipo de cáncer, el paciente no es declarado en remisión antes de dos años.

Una fuente médica cercana al equipo que atiende a Chávez dijo a Reuters que su condición es más delicada de lo que ha informado el gobierno hasta ahora y que doctores cubanos están completamente al mando de su tratamiento.