La Paz. Este martes se cumplen 34 días del paro médico y el conflicto tiende a radicalizarse. Los galenos en La Paz convocaron a instalar bloqueos como parte de sus protestas, en el resto del país continuarán las marchas y, mientras, el Gobierno reiteró su llamado para que suspendan su medida de presión en los hospitales y “dejen de maltratar” a los enfermos.

A ello se suma la situación, cada vez más complicada, en los centros de salud. La Razón, informa que, por ejemplo, las tres camas de terapia intensiva del Hospital de la Mujer se encuentran ocupadas, por lo que no podía ser atendido un nuevo caso de emergencia. Los casos de urgencia de otros nosocomios son derivados a este centro de salud.

Un instructivo del comité de movilizaciones de los trabajadores en salud de La Paz convoca a realizar bloqueos en cuatro puntos de la urbe y otro en la ciudad de El Alto, aunque en este último caso no precisa el lugar para el bloqueo.

En el caso de La Paz, la convocatoria menciona que se deberán instalar bloqueos de protesta en la plaza Triangular, en la zona de Miraflores; en plaza Garita de Lima; en la calle 17 de Obrajes y en la plaza Isabel La Católica. La medida se ejecutará entre las 10.00 y 14.00.

En los otros departamentos se anuncia que continuarán las marchas de protesta, tal como ocurrió en las últimas semanas, incluso en el feriado de Navidad.

“Una convocatoria, así como estamos, y en dos horas tendría solucionado el conflicto estructuralmente”. Henry Montero, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz.

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Henry Montero, dijo que el conflicto podría solucionarse en dos horas de “diálogo sincero”, pero lamentó que el Gobierno insista en mantener la condición de que se suspendan las medidas de presión para ello.

“Una convocatoria, así como estamos, y en dos horas tendría solucionado el conflicto estructuralmente”, afirmó durante una entrevista con la red PAT.

En el mismo medio, la ministra de Salud, Ariana Campero, reiteró que el Gobierno se sentará a dialogar una vez que los médicos retomen la atención en los hospitales, aunque decidan mantener sus otras medidas de presión, como la huelga de hambre y las protestas en las calles.

“No les pedimos que levanten sus piquetes, sus marchas y bloqueo, pero el sector salud no tiene por qué jugar con la salud de la población boliviana”, afirmó. “Dejen de maltratar a los enfermos”, insistió la autoridad, tras lo cual reiteró que el conflicto es alentado por intereses políticos.

Entretanto la situación es delicada en centros de salud como el caso del Hospital de la Mujer, como informa La Razón en su edición impresa de este martes.

Antes de ingresar a una nueva cirugía, Gustavo Marconi, exdirector y médico de turno de ese nosocomio, aseguró que desde que se lleva adelante el paro de los galenos, la cantidad de cirugías que se realiza —junto con otro equipo de profesionales— se ha duplicado, llegando a 15 en solo una jornada.

“Sí, ha colapsado (el hospital). Está súper saturado. Por los problemas que el sector salud está atravesando se ha duplicado su cobertura. Por ejemplo en este momento (cerca de las 17.30 del lunes) tenemos muy llena (la sala de) terapia intensiva. Solo tenemos tres camas y las tres están ocupadas. Si alguien llegara para ser atendida en terapia intensiva ya no tenemos espacio y tendríamos que derivarla a otro lugar. Ahora entro a otra cesárea”, señaló Marconi a La Razón.

El 23 de noviembre, los médicos iniciaron un paro indefinido —solo se atiende emergencias— con suspensión de la atención en los servicios de salud pública y de la seguridad social. Según una nota de La Razón publicada el 23 de noviembre, más de 3.000 pacientes por día no son atendidos y son perjudicados porque los servicios de emergencia en los nosocomios dispuestos no logran atender la alta demanda de los pacientes.

Los galenos rechazan los alcances de la tipificación de la mala práctica profesional, incorporada en el artículo 205 del Código del Sistema Penal, por considerar que “criminaliza” el acto médico; además del Decreto 3385 que crea la Autoridad de Control y Fiscalización a la Salud. En consecuencia, se instalaron movilizaciones en varias ciudades y al menos 15 piquetes de huelga de hambre en La Paz, El Alto, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y Sucre.

Al ser el Hospital de la Mujer un centro de tercer nivel, recibe varios pacientes que son derivados de otros centros de salud, hospitales de primer y segundo nivel e incluso del área rural. Este lunes llegaron casos de Escoma, Sorata y otros, prosiguió el galeno.