Río de Janeiro.  El candidato brasileño Jair Bolsonaro, quien fue apuñalado el 6 de septiembre pasado, sufre anemia y aún no ha sido dado de alta para realizar actos de campaña ni acudir a debates de cara a la segunda vuelta electoral, afirmaron hoy los médicos que siguen su recuperación.

Los galenos visitaron este miércoles al candidato presidencial del Partido Social Liberal (PSL, derecha) en su domicilio particular en Río de Janeiro.

Constataron que el político aún no está en la disposición para hacer campaña, con miras a la segunda vuelta electoral programada para el próximo 28 de octubre.

"Perdió 15 kilos de masa muscular y todavía está débil. Necesita una dieta de recuperación de proteínas", dijo a la prensa el cardiólogo Leandro Echenique, tras visitar a Bolsonaro.

"Está teniendo una recuperación muy buena, pero todavía recomendamos un reposo relativo para finalizar la recuperación", agregó el médico.

A su vez, el cirujano Antonio Macedo explicó que el candidato del PSL "ya no tiene inyección de hierro en la vena, como se estaba realizando, y no recibe antibióticos en la vena, ni tiene la atención del hospital todo el tiempo, que hemos mantenido".

"Tendrá que hacer una intensa reposición nutricional y fisioterapia, y con seguridad, por lo que sabemos de él, el jueves que viene le daremos el alta para todo lo que sea necesario".

Macedo explicó que las personas que pierden tanto peso y masca muscular quedan expuestas a infecciones por su baja inmunidad, así como a la caída de la presión y a sufrir desmayos.

"No puede hacer viajes ni hacer actividad física prolongada. Tiene que guardar reposo relativo dentro de casa para la recuperación final", comentó el galeno.

Agregó que Bolsonaro sí puede salir de casa por períodos muy cortos y que "tiene el deseo de participar en la campaña, pero por el momento no es lo recomendado".

El aspirante presidencial, quien al término de la jornada electoral del domingo resultó con el mayor porcentaje de votos, fue apuñalado el 6 de septiembre en el abdomen por un hombre en Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais (sureste).

Luego de ser operado de urgencia, Bolsonaro permaneció internado por más de tres semanas en un hospital en Sao Paulo, hasta que finalmente se autorizó su traslado a casa.

Debido a la gravedad de la herida, los médicos prohibieron su salida a la calle, así como la participación en debates, por lo que la campaña la efectuó a través de redes sociales y videos.

La semana pasada, Bolsonaro anunció que acudiría al último debate electoral transmitido por televisión Globo, pero los médicos vetaron su presencia y finalmente no acudió.

El político lleva consigo también una bolsa de colostomía para que pueda evacuar los desechos orgánicos al evitar que pasen por el intestino.

Macedo explicó que la retirada de la bolsa puede darse hasta el 12 de diciembre próximo, tres meses después de la operación en que le fue colocada.

"Esta operación es mucho más simple y la recuperación es de dos semanas", agregó el médico.

Jair Bolsonaro obtuvo el 46 por ciento de los votos en la primera vuelta electoral, por lo que acudirá a una segunda vuelta en la que contenderá con Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), quien logró el 29,28 por ciento de los sufragios.