En México, 31% de la población aprueba la legalización de la mariguana y 64% está en contra; 76% está a favor de legalizar su uso con “fines medicinales” y 24% con hacerlo para “fines recreativos”, mientras que 15% respalda la comercialización y distribución del enervante.

De acuerdo con los resultados de una encuesta telefónica nacional realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que amparó a un grupo de personas para poder usar mariguana con fines recreativos, 91% de los encuestados manifestó que no la consumiría aunque fuera legal.

En opinión de los entrevistados, hace más daño a los mexicanos el consumo de alcohol y del tabaco que el de la mariguana.

Y es que a la pregunta “¿Qué cree usted que genera más daño a la salud en la sociedad mexicana: el alcohol, el tabaco o la mariguana?”, la respuesta fue 23%, 16% y 14%, respectivamente.

Pese a la existencia de un consenso internacional respecto de que el consumo de drogas no es un asunto de índole penal sino uno de salud, las respuestas de los estados latinoamericanos frente a los consumidores continúan siendo predominantemente punitivas y represivas.

Del total de los interrogados, 41% respondió que la legalización de la mariguana “disminuiría el problema del narcotráfico” y 36% que “disminuiría la violencia generada por el tráfico y venta de drogas”.

En tanto que 77% estimó que la eventual legalización del enervante “aumentaría el número de consumidores” en el país; 71% que “su consumo estaría fuera de control” y 70%, que se “generaría un problema de salud pública”.

Para 61% de los encuestados, el reciente fallo de la SCJN propiciará que “pronto” habrá de legalizarse el consumo de mariguana en el país, y 29% no lo considera así.

Cuando se preguntó a los entrevistados si confiaría en una persona consumidora de mariguana si se aprobara su legalización, 22% respondió que sí y 73% que no.

A la pregunta “¿usted conoce a alguien que consume o haya consumido mariguana?”, 65% dijo que sí y 35% que no.

El reporte también destaca que“se observa que los ciudadanos con estudios de universidad o más muestran una clara tendencia a aprobar la legalización (55%). Por el contrario, los ciudadanos con estudios de secundaria o menos tienden más a desaprobar la legalización de la mariguana”.

Finalmente, 72% de los entrevistados cree que “el uso de la mariguana es la entrada para probar otro tipo de drogas”, y 23% no está de acuerdo con ello.

Persisten en AL políticas punitivas vs consumidores. Pese a la existencia de un consenso internacional respecto de que el consumo de drogas no es un asunto de índole penal sino uno de salud, las respuestas de los estados latinoamericanos frente a los consumidores continúan siendo predominantemente punitivas y represivas, exhibe el Colectivo de Estudios Drogas y Derecho (CEDD).

En un informe, este colectivo indica que en México, del 2009 al 2013, fueron detenidas 140.860 personas por consumo de drogas e iniciadas 87.746 averiguaciones por posesión simple.

La respuesta penal pone a los usuarios en situaciones de vulnerabilidad, exponiéndolos a extorsión, maltrato y otras violaciones a los derechos fundamentales, afirma el CEDD.