Sao Paulo. La disputa por la presidencia de Brasil se definirá en segunda vuelta entre Dilma Rousseff, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), y el opositor José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), determinó el Tribunal Supremo Electoral.

A continuación, comentarios de economistas de los mercados brasileños sobre dicho resultado.

Arthur Carvalho Filho, economista Jefe de la Corredora Ativa:

"Serra no avanzó mucho, quien avanzó fue Marina (Silva), de forma impresionante. La duda que queda es si el elector estaba en duda entre Dilma (Rousseff) y Marina. Si fuera eso, que es lo que creo, no cambia el resultado final de la elección. A menos que Marina haga campaña para Serra".

"En el mercado, el resultado que apunta a una segunda vuelta puede provocar una reacción principalmente en la curva de las tasas de interés, que mostró alivio en la medida en que Dilma avanzaba en los sondeos, dado que existían temores de que Serra modificara la política monetaria, etc.".

"De ese modo, el inversor extranjero que está entrando a una velocidad impresionante puede reducir el ritmo un poco. En el segmento cambiario, la apreciación del real también puede sufrir una pausa justamente si ese extranjero desacelera el paso, aunque no sea suficiente para cambiar la tendencia".

Clodoir Vieira, economista Jefe de la Correduría Souza Barros:

"Del lado financiero, no espero volatilidad con la segunda vuelta porque el mercado no cree que habrá grandes cambios. Creo que el mercado ve del siguiente modo: siendo electa Dilma, daría continuidad a las política de Lula, y la visión en caso de que gane Serra tampoco es muy diferente, al menos en el área económica".

"El mercado no está esperando una ruptura, independientemente de cuál de los dos sea elegido".

Cristiano Oliveira, economista Jefe del Banco Safra de Investimento:

"Con la decisión postergada para la segunda vuelta, comienza a importar a los mercados el nombre de los probables ministros, no sólo de Rousseff, sino también de Serra. También había una cierta expectativa de que el Gobierno, luego de la primera vuelta, tomara una medida más fuerte en relación al tipo de cambio. Con la postergación de la decisión, es evidente que el Gobierno tenderá a ser más cauteloso".

Tony Volpon, jefe de Investigación para Mercados Emergentes en las Américas, Nomura Secirities:

"La tendencia es que el mercado crea que Dilma ganará en segunda vuelta. Los números de ella cayeron, pero los que subieron fueron los de Marina. Y, sin una unión real entre Serra y Marina, eso no debe cambiar.

Paulo Petrassi, socio de Leme Investimentos:

"El paso a la segunda vuelta trae algunos cambios para el mercado, principalmente en el cambiario. Sabemos que Serra es defensor de una política cambiaria más firme, aunque aún no haya mostrado lo que pretende hacer en caso de ser elegido".

"Dado que el tipo de cambio ya viene para abajo, puede ser que en esta semana observemos una corrección. No será nada muy grande, pero tal vez la tasa llegue a 1,75 (reales por dólar), o incluso hasta 1,80 (reales por dólar)".

"En otros mercados creo que la influencia será mínima. Quizás la bolsa vea hasta positiva la segunda ronda, con algunos inversores pensando que Serra posee una política más expansionista".