Angela Merkel, presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), en una rueda de prensa conjunta con el presidente de la bávara Unión Socialcristiana (CSU), Horst Seehofer, tras subrayar que, de concretarse, la coalición tripartita resultaría inédita, pero reiteró la consigna pronunciada tras triunfar en las elecciones del pasado 24 de septiembre acerca de que Alemania necesita un "gobierno estable".

"Esta constelación de partidos no se había dado antes" a nivel federal, señaló la canciller, recordando además que sería la primera vez desde 1949 que en Alemania gobierna un tripartito.

A las reuniones bilaterales con Verdes y Liberales del 18 de octubre le seguirán, dos días más tarde, la primera reunión a tres bandas, agregó la canciller, que aspira a un cuarto mandato consecutivo en Alemania.