La canciller alemana Angela Merkel ofreció este martes su ayuda y experiencia al presidente mexicano Enrique Peña Nieto para "combatir el crimen organizado y la lucha por los derechos humanos" y mejorar la seguridad en el país. 

"Tenemos toda una serie de cooperaciones muy intensas como la económica y energética, pero también hablamos de otros ámbitos de gran importancia como el crimen organizado, la seguridad interior, la Policía...", declaró la mandataria alemana, al mismo tiempo que ofreció a México intercambiar experiencias en estos ámbitos.

Agregó, tras un almuerzo de trabajo con Peña Nieto en la sede de la Cancillería, en el que también estuvieron presentes representantes del sector industrial y empresarial, que "combatir al crimen organizado y la lucha por los derechos humanos es parte integrante del desarrollo futuro de México".

"Hablamos de los grandes retos en materia de seguridad, en donde dimos contexto a la situación particular que tiene México, que es un sistema federal como es Alemania. Merkel nos ha ofrecido un intercambio para mejorar la seguridad en un sistema federal que tiene distintos niveles y compartir su experiencia similar", comentó por su parte el mandatario mexicano.

Peña Nieto destacó la importancia de este intercambio entre dos países federales para solucionar los problemas que surgen al tener diferentes niveles de seguridad del Estado y Policía. Asimismo, recordó la creación de organismos independientes para velar por la defensa de los derechos humanos y la reforma que se debate actualmente en el Congreso para modificar los cuerpos de seguridad del Estado.

"Existen diferentes Policías", señaló. "Esperamos que podamos tener una mayor capacidad de la Policía. Existen 1.800 Policías en México que hacen que su trabajo sea fragmentado", explicó.

Antes de ingresar a la Cancillería, un grupo de manifestantes convocados por la organización Amnistía Internacional (AI) recibió a Peña Nieto con pancartas donde se podía leer "¿Dónde están los 43 estudiantes?".

Amnistía Internacional reclama a la canciller Merkel y al presidente Joachim Gauck que incorporen el tema derechos humanos en sus diálogos con el mandatario latinoamericano.

La comitiva de Peña Nieto pasó con sus vehículos por delante de los manifestantes apostados enfrente de la Cancillería de Berlín con fotos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en México.

El acto de protesta, que de manera fortuita reunió a 43 personas en la capital alemana, fue convocado para conseguir que "el gobierno alemán hable con el mexicano también sobre derechos humanos", explicó Fabian Lischkowitz, portavoz de AI Alemania para temas relacionados con México.

Tras su encuentro en la Cancillería de Berlín, Peña Nieto se trasladará al aeropuerto Tegel de Berlín para emprender el vuelo hacia Hamburgo, donde será recibido por el alcalde de esa ciudad-Estado y sede del principal puerto de Alemania, Olaf Scholz.

El mandatario mexicano y miembros de su gabinete expondrán las oportunidades de inversión en México con el foco puesto en el sector energético ante invitados de los sectores político y empresarial.

Al día siguiente, Peña Nieto continuará viaje a Copenhague para efectuar la primera visita de un jefe de Estado mexicano a Dinamarca.