México DF. Mexicanos votaban este domingo para elegir 12 gobernadores, alcaldes y diputados locales en comicios marcados por la intimidación del narcotráfico, en los que el principal partido de oposición del país era favorito para ganar en la mayoría de los estados.

El proceso será un termómetro para las intenciones del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) de recuperar la presidencia en las elecciones del 2012, luego de su triunfo en los comicios legislativos el año pasado.

Sin embargo la violencia, en medio de una guerra de las fuerzas de seguridad contra los cárteles de la droga y entre los mismos narcotraficantes por el control de rutas, ha opacado el paso triunfal del PRI hacia las elecciones estatales.

El PRI, primera fuerza en la Cámara de Diputados federal, es favorito incluso en estados gobernados por el partido del presidente Felipe Calderón y la izquierda, que se aliaron en algunos casos intentando frenar a los priístas.

El reciente asesinato de Rodolfo Torre, candidato del PRI para gobernador en Tamaulipas, elevó la tensión, hizo caer el valor del peso mexicano y sembró interrogantes sobre los operativos militares para combatir los cárteles que Calderón lanzó en diciembre del 2006.

Semanas atrás fue asesinado también un candidato del derechista Partido Acción Nacional (PAN), el de Calderón, a una alcaldía en Tamaulipas, un estado donde el poderoso cártel del Golfo combate al que era antes su brazo armado, los Zetas.

Desde que asumió Calderón, hace tres años y medio, han muerto más de 26.000 personas por la guerra del narcotráfico.

"Las políticas de Calderón son un total fracaso", dijo Jorge García, propietario de un restaurante en el central estado de Puebla, donde el PRI es favorito para mantener el gobierno estatal tras los comicios del domingo.

Temor a más violencia. Algunos de los 14 estados donde había comicios son Chihuahua y Tamaulipas -fronterizos con Estados Unidos- además de Sinaloa y Durango, donde narcotraficantes se disputan a muerte los territorios para llegar a Estados Unidos.

Unas 30 millones de personas están convocadas a votar también para elegir alcaldes y diputados locales. Se elegirán nuevos gobernadores también en Zacatecas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Aguascalientes, Tlaxcala, Hidalgo y Quintana Roo.

En Baja California y Chiapas habrá sólo elecciones municipales y legislativas.

Durante la campaña varios candidatos modificaron sus estrategias y directamente las cancelaron por temor a la violencia y a las amenazas. Incluso, partidos no presentaron aspirantes, como en municipios fronterizos de Tamaulipas.

En Sinaloa, bombas caseras explotaron el sábado en la casa de campaña del candidato a gobernador del PRI, Jesús Vizcarra, sin causar daños de importancia. En el estado hubo en el último mes varios ataques contra instalaciones de partidos.

Medios locales publicaron recientemente fotografías de Vizcarra cuando asistía hace años a una fiesta de Ismael "el Mayo" Zambada, mano derecha del capo más buscado del país, Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

En Ciudad Juárez, la urbe más violenta del país con más de 5.700 muertes desde enero del 2008, fue asesinada recientemente una subprocuradora de Chihuahua y la cabeza de una persona fue arrojada frente a la casa del candidato del PRI a la alcaldía.

En el estado de Quintana Roo, donde está el centro turístico Cancún, la izquierda vio caer a su candidato en mayo cuando fue detenido bajo cargos de lavado de dinero y por supuestamente proteger a dos cárteles de la droga.