México. La reunión de la primera Conferencia de los Estados-partes sobre el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas, que se realizará del 24 al 27 de agosto en el balneario mexicano de Cancún, será la primera gran prueba en la lucha de la comunidad internacional contra el tráfico de armas, coinciden organizaciones defensoras de derechos humanos y civiles.

De acuerdo con fuentes consultadas por Xinhua, ese encuentro es la mejor oportunidad para que los países firmantes de ese Tratado puedan ayudar a salvar vidas en el mundo.

El Tratado sobre el Comercio de Armas (ATT por sus siglas en inglés) fue adoptado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 2 de abril de 2013, y su entrada en vigor fue el pasado 24 de diciembre.

Su entrada en vigor se concretó al momento en que 50 países lo ratificaron. A la fecha 130 naciones lo han suscrito, pero sólo 72 lo han ratificado.

México fue uno de los primeros países en firmarlo y ratificarlo, el 3 de junio de 2013 y el 25 de septiembre de 2013, respectivamente.

La adopción del ATT representa un logro histórico, al constituir el primer instrumento internacional que establece normas comunes jurídicamente vinculantes que prevén regular la transferencia de armas convencionales (como armas pequeñas para carros de combate, aviones de combate y buques de guerra), con el fin de fomentar un comercio responsable y evitar su desvío al mercado ilegal.

Países firmante, obigados a evaluar riesfos de transferir armas. El ATT obliga a todos los gobiernos a evaluar el riesgo de transferir armas, municiones o componentes a países donde puedan ser utilizadas para cometer o facilitar graves violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos.

Los Estados firmantes del Tratado han acordado que si ese riesgo es real y no puede mitigarse, la transferencia no se lleve a cabo.

También afecta a las principales categorías de armas convencionales, incluidas las pequeñas y ligeras, que producen grandes cantidades de víctimas civiles y proliferan en países con conflictos de baja intensidad y en situaciones de violencia.

Amnistía Internacional (AI), la organización defensora de los derechos humanos más importante del mundo, se pronunció porque los resultados este encuentro en Cancún (Caribe mexicano) se enfoquen a concretar una regulación efectiva del armamento convencional.

En declaraciones a la prensa nacional, el director de Transferencias Militares, de Seguridad y Policiales de AI, Marek Marczynski, dijo que la reunión constituye la primera gran "prueba de fuego" para el Tratado, y una gran ocasión para que los Estados hagan historia persiguiendo las metas dirigidas a salvar vidas".

Los resultados de este encuentro "deben enfocarse a concretar una regulación efectiva y transparente que ponga fin al sufrimiento humano causado por la circulación irresponsable de armamento convencional", expresó.

Entre las prioridades de las organizaciones no gubernamentales destaca la necesidad de que haya transparencia en todos los aspectos del ATT, incluida la presentación de informes completos de los países sobre la medida y el alcance de sus importaciones y exportaciones de armas, dijo.

Es fundamental la participación significativa de las organizaciones no gubernamentales en todos los procesos y reuniones relativa al Tratado, así como la adopción de mecanismos que garanticen el cumplimiento de las obligaciones del convenio por parte de los estados firmantes, abundó.

Para el director de AI, lo más importante es evitar que se transfieran armas cuando existe el riesgo de que se destinen a cometer violaciones graves al derecho internacional, incluidos crímenes de guerra y otras violaciones graves a las garantías básicas.

México eleva voz en la ONU a favor de la regulación de armas. La falta de regulación adecuada de las armas pequeñas, ligeras y sus municiones tiene consecuencias devastadoras en el mundo, en términos humanitarios, económicos, políticos y sociales, destacó México durante la reunión 68 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, realizada en octubre de 2013.

Esas armas y sus accesorios son objeto de un lucrativo comercio ilegal y de transferencias ilimitadas e irresponsables, cobrando un número alarmante de vidas a nivel mundial y alimentando los conflictos más sangrientos, establece el documento de la cancillería mexicana presentado en ese evento de las Naciones Unidas.

Dichas armas son utilizadas también por delincuentes y organizaciones criminales para agredir a la sociedad y socavar el Estado de Derecho, destacó el documento presentado por la representación mexicana en el marco del Debate Temático de la Primera Comisión de la ONU sobre armas convencionales.

Por ello, México se pronunció por seguir pugnando por el fortalecimiento del ATT, con el fin de éste contribuya significativamente al desarrollo progresivo del derecho internacional, así como en trabajar hacia el logro de objetivos concretos en materia de prevención, combate y erradicación del tráfico ilícito de armas convencionales, incluidas las armas pequeñas y ligeras, los explosivos, las municiones, las partes componentes, y la tecnología.

"México permanecerá estrechamente involucrado en la eficaz instrumentación del Tratado, y continuará mostrando su lidereazgo en favor de una clara y fuerte regulación del comercio de armas en el mundo", destaca el documento en su parte medular.