Toluca, México. México arrestó a un sanguinario capo de la droga que sería responsable de al menos 600 ejecuciones que incluyen víctimas a las que degolló, como narcotraficantes rivales o ex aliados que lo traicionaron, dijeron el jueves autoridades.

Oscar García Montoya, líder de la organización criminal "La Mano con Ojos", una escisión del poderoso cártel de los hermanos Beltrán Leyva, fue arrestado por agentes del central Estado de México, vecino a la capital, zona en la que operaba.

En una primera entrevista con autoridades, García, un ex cabo de infantería de la Marina y ex policía municipal en el norte del país, "dijo que este fin de semana iba a matar a seis personas (...) que él personalmente las iba a descuartizar", dijo Alfredo Castillo, fiscal del Estado de México.

"Ha reconocido haber participado personalmente en 300 ejecuciones y ordenar otras 300", agregó Castillo en una rueda de prensa en la que fue presentado el capo a los medios.

García dijo haber recibido adiestramiento en el temible cuerpo élite del Ejército de Guatemala, los kaibiles, y que su entrenamiento fue específicamente para aprender a matar, según Castillo.

"Una de las características que ha explotado 'La Mano con Ojos' es la extrema violencia con la que priva de su vida a sus víctimas ya que la mayoría las ha decapitado", dijo Castillo.

García, por el que la fiscalía general ofrecía cinco millones de pesos (más de US$400.000) de recompensa, fue colaborador cercano de Arturo Beltrán, el líder del cártel de los hermanos Beltrán Leyva abatido por efectivos de Marina en diciembre del 2009.

También trabajó con el capo de la droga Edgar "La Barbie" Valdez, capturado el año pasado, y sostuvo una confrontación contra José Jorge "JJ" Balderas, acusado de ser el hombre que atacó al futbolista paraguayo Salvador Cabañas en el baño de bar de la Ciudad de México.

Desde diciembre del 2006, cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar contra los cárteles de las drogas, han muerto más de 42.000 personas en todo el país por la violencia ligada con el narcotráfico.