excelsior.com.mx. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) mexicano en San Luis Potosí informó que su precandidato a diputado local Arturo García Solano —quien desapareció el 15 de febrero— fue encontrado muerto el miércoles pasado, en un paraje de Ciudad Valles.

La Procuraduría General de Justicia del Estado detalló que el cuerpo del perredista y de una persona más fueron encontrados en la comunidad El Verde, luego de que una llamada anónima avisara sobre un olor fétido que provenía de un lugar en el cual se observaban tierra removida y cal.

Tras la confirmación del asesinato, el PRD en la entidad advirtió que podría retirar a sus candidatos de este proceso electoral.

Guadalupe Zamora Marín, dirigente estatal del partido, llamó al gobernador Fernando Toranzo Fernández y al procurador Miguel García Covarrubias para que esclarezcan los hechos y para que otorguen garantías de seguridad.

Reconoció que temen que se replique en San Luis Potosí lo ocurrido en Michoacán, cuando “al cuarto para las 12 hubo renuncias y declinaciones de candidatos de nuestro partido por la amenaza del crimen organizado”.

Asimismo acusó que agentes de la policía municipal de Valles se rehusaron, en su momento, a tomar la denuncia de la desaparición del perredista.

Encuentran muerto a precandidato del PRD. Dirigentes perredistas atribuyeron el asesinato de Arturo García Solano, precandidato a una diputación local, a grupos de la delincuencia organizada por su apoyo a comerciantes ambulantes a los que se les cobraba derecho de piso.

Miguel Ángel Campillo Bravo, ex líder estatal del partido, comentó en conferencia de prensa que Arturo García se dedicaba a defender a ambulantes de hechos de extorsión. “Ése fue su delito, asesorarlos para que no se dejaran extorsionar”.

La muerte provocó la advertencia de que el PRD podría retirar a sus candidatos.

El regidor capitalino Juan José Ruiz Hernández señaló que es factible que el PRD se retire del proceso electoral debido a la violencia delictiva.

El ahora fallecido aspiraba a una curul por el principio de mayoría relativa en el distrito XII, asentado en Ciudad Valles.

Su desaparición fue confirmada hace poco más de una semana, y desde entonces era buscado en la zona. La última vez que se le vio en público fue en un mitin de Andrés Manuel López Obrador en Ciudad Valles, en febrero.

El cuerpo de García Solano, de 38 años de edad, quien se desempeñaba también como consejero nacional del PRD y que fue dirigente de dicho partido en la Huasteca, fue reconocido por uno de sus familiares gracias a la hebilla de un cinturón, así como una esclava de acero y una pulsera de tela. El cadáver de García Solano es uno de los dos cuerpos enterrados en un predio situado en el paraje El Verde, a unos kilómetros de la colonia Santa Rosa, por el camino que conduce a El Naranjo, mismos que fueron localizados el 7 de marzo pasado.

Asimismo, la policía ministerial informó que el otro cuerpo hallado en el camino que conduce al paraje el Verde fue identificado como el de José Correa Sánchez, de 19 años de edad y con domicilio en el ejido Ignacio Zaragoza, perteneciente a Ciudad Valles.

Aquí en la capital, Guadalupe Zamora Marín, presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, exigió al gobernador Fernando Toranzo Fernández el esclarecimiento del crimen y que se garantice la seguridad de los aspirantes a cargos de elección de todos los partidos, y denunció que agentes de la policía municipal de Valles se rehusaron a tomar la denuncia de su desaparición, porque “les podrían poner el dedo a los denunciantes, y eso es preocupante”, reveló.

Zamora Marín avaló además que se investigue a funcionarios que tengan presuntos nexos con la delincuencia y no descartó amenazas a candidatos durante el periodo electoral. “No nos olvidemos cómo se vivió el proceso en Michoacán: al cuarto para las 12 hubo renuncias y declinaciones de candidatos de nuestro partido por la amenaza del crimen organizado”, indicó.

Breve recuento de ejecutados. El crimen organizado ha fortalecido su poder mediante el asesinato de políticos y jefes policiacos.

- Durante el gobierno del presidente Felipe Calderón se han reportado 175 asesinatos de funcionarios públicos y políticos —atribuidos a la delincuencia organizada—, entre candidatos a gobernador, alcaldes, alcaldes electos, legisladores estatales y locales, generales en retiro que fungían como secretarios de Seguridad Pública municipal, secretarios estatales de Seguridad Pública y jefes con algún grado policial, entre otros.

- El último de ellos es el homicidio del perredista Arturo García Solano, precandidato a diputado en San Luis Potosí.

- El mayor número de esos homicidios se refiere a mandos policiacos, con 83 casos. El de Édgar Eusebio Millán Gómez, en el Distrito Federal, ha sido la muerte violenta contra un servidor de mayor autoridad, ya que él era el que comandaba la ofensiva federal contra los cárteles de la droga.

- Michoacán (con 21 casos) es el estado donde han ocurrido más asesinatos contra funcionarios públicos, ya sea administrativo o policial; sin embargo, Veracruz es la entidad donde perdieron la vida 14 jefes policiacos —ayer, en ese estado, fue asesinado un agente ministerial—; le sigue el Estado de México, con nueve de esos casos; Durango, con ocho, y Michoacán y Aguascalientes, con siete cada uno, y Guanajuato, con cinco homicidios.

- En Hidalgo, Sinaloa y Tamaulipas fueron ultimados cuatro policías de alto rango. En la capital del país, además del caso Millán, fueron ultimados otros dos agentes de alto rango. Mientras, en Chihuahua, Jalisco, Morelos, Quintana Roo y Tabasco murieron dos jefes policiacos en cada entidad.

- También en los estados de Baja California y Baja California Sur, Campeche, Colima, Nuevo León y San Luis Potosí los criminales mataron a un comandante en cada lugar.

A continuación, un somero repaso de ejecutados en los estados:

AGUASCALIENTES

- 7 asesinatos (jefes policiales).

GUERRERO

- 7 asesinatos: 4 alcaldes y un aspirante a la gubernatura (Armando Chavarría).

HIDALGO

- 6 asesinatos: 1 secretario de Seguridad Pública estatal (Marcos Manuel Souverbille) y 3 jefes policiales locales.

GUANAJUATO

- 6 asesinatos (jefes y directores policiales).

COAHUILA

- 5 asesinatos: 1 alcalde (de Zaragoza) y 1 secretario de Seguridad Pública (Piedras Negras).

BAJA CALIFORNIA SUR

- 4 asesinatos: 1 jefe policial y 3 funcionarios locales.

JALISCO

- 3 asesinatos: 1 ex alcalde y 2 secretarios de Seguridad Pública.

MORELOS

- 3 asesinatos:1 alcalde, Abraham Ortiz, y 2 jefes policiales.

PUEBLA

- 3 asesinatos: 1 alcalde (Eustacio Tarsicio, de San Felipe Xochiltepec).

TABASCO

- 2 asesinatos (Jorge Alberto González, coordinador operativo de la SSP de Cárdenas, y Amílcar Martínez Cruz, subdirector de Grupo de Operaciones Especiales).

COLIMA

- 2 asesinatos (Silverio Cavazos, ex gobernador, y Jesús Mejía, inspector de la Policía Federal).

BAJA CALIFORNIA

- 2 asesinatos (Margarito Saldaña, secretario de Seguridad Pública de Morelos, y Arturo Castellanos, regidor de Ensenada).

OAXACA

- 2 asesinatos (Artemio Tomás, alcalde electo de Mártires de Tacubaya, y Luis Jiménez, alcalde de Santiago Amoltepec).

SAN LUIS POTOSÍ

- 2 asesinatos (Alexander López, alcalde de El Naranjo, y Román Santos, jefe policial de Santa Catarina).

SONORA

- 1 asesinato (ex alcalde de B. Juárez).