Ciudad de México. Leonardo Valdés, consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), deslindó al organismo de la polémica generada por los encuadres televisivos utilizados durante el debate de candidatos presidenciales, y responsabilizó a la producción del encuentro en el caso de la edecán Julia Orayen, cuya vestimenta también desató controversia.

Valdés fue cuestionado sobre el formato, que dificultó que los candidatos pudieran mostrar documentos e imágenes, y por el hecho de que se les apagara el micrófono al momento de concluir sus intervenciones.

“Los señores representantes de la candidata y los candidatos tomaron las decisiones acerca de cómo iba a ser el encuadre de las cámaras de televisión, y también tomaron decisiones acerca de cómo moderar el tiempo durante el desarrollo del debate”, respondió.

Sobre el caso de la playmate argentina que apareció con un pronunciado escote al principio del debate, Valdés dijo: “No conozco los detalles de tales cuestiones, eran decisiones del productor”.

Por la tarde, el IFE difundió un comunicado en el que, a través de los consejeros integrantes de la Comisión Temporal para la Organización de los Debates, “lamentan el desacierto de producción asociado a la vestimenta de una edecán” y ofrece disculpas.

Las especulaciones acerca de quién era Julia Orayen se iniciaron en internet. La “prensa rosa” publicó que fue arrestada en ocho ocasiones por posesión de drogas, asunto que ella desmiente.

IFE echa culpa... y luego se disculpa. El consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés Zurita, responsabilizó al productor del debate transmitido el domingo pasado por el atuendo que utilizó la edecán durante el encuentro entre los aspirantes a la Presidencia de la República.

“Entiendo que se ha explicado que fue una decisión del productor que se contrató para la realización del evento, y además tengo entendido que la Comisión de Debates va hacer un pronunciamiento por el particular”, dijo Valdés al ser interrogado por la prensa sobre el escándalo que desató el escote de la modelo argentina durante el programa televisivo.

—¿Habrá cambio de productor para el próximo debate, toda vez que tomó una decisión que no favoreció el encuentro? se le preguntó.

—Esa decisión no la hemos tomado todavía, lo estamos analizando.

¿Ustedes conocen qué instrucciones o qué indicaciones tenía la edecán en cuanto a vestuario?

— No conozco los detalles de tales cuestiones, eran decisiones del productor y, evidentemente, la Comisión de Debates va analizar toda esta situación con puntualidad.

Horas después de la entrevista con Valdés, el Instituto Federal Electoral (IFE) ofreció disculpas a la ciudadanía por la vestimenta de Julia Orayen, la playmate que causó revuelo en redes sociales y medios de comunicación debido al pronunciado escote que utilizó la noche del debate.

“El Instituto Federal Electoral (IFE), a través de la Comisión Temporal para la Organización de los Debates, integrada por los consejeros electorales Sergio García Ramírez, Marco Antonio Baños Martínez y Alfredo Figueroa Fernández, lamentan el desacierto de producción asociado a la vestimenta de una edecán durante el 1er. debate presidencial y ofrece una disculpa a la ciudadanía y a la candidata y a los candidatos a la Presidencia”, reza el comunicado

El presidente de la Comisión de los Debates, Sergio García Ramírez, apuntó que “fue deplorable, un imprevisto, un error de producción y yo me he comunicado con los representantes de los partidos para lamentarlo.

“Me he comunicado con el coordinador de Comunicación Social, que es el responsable global de la producción, que como ustedes saben está muy preocupado y muy apenado de esto, porque él ya manifestó que asume la responsabilidad de esto, que lo lamenta profundamente y ése es en función que emitimos el comunicado.”

El consejero Lorenzo Córdova, molesto, dijo que “es una estupidez y es indignante. No puede ser que en un evento de esta naturaleza haya circunstancias que están fuera de control. Eso literalmente lo digo así, es indignante que haya ocurrido sobre todo en una institución en la que los temas de género son parte de la propia vida institucional”.

Macarita Elizondo apuntó que la decisión de contratar a la edecán fue del productor, pero añadió que “desde la perspectiva en que a alguien se le contrata para un evento serio y formal como es éste, debió haber previsto la manera de conducirse porque cada momento tiene su tiempo y forma, respeto la libertad que tiene como persona de haber vestido como haya querido, pero entiendo que las mujeres seguimos en el esquema de oponernos a que se nos siga considerando objeto de distracción.”

En otro tema, los consejeros consideraron que el debate, aun con el incidente de la edecán, fue un buen ejercicio, aunque admitieron que habrá que revisar aspectos técnicos que solicitaron los partidos, como el corte de audio y video al término del tiempo para contestar, o los encuadres fijos que no permitieron ver las fotos y documentos que algunos candidatos presentaron ante las cámaras.

Algunos consejeros mencionaron que el debate sobrepasó por un punto de rating al partido de futbol Tigres-Morelia, mientras el contralor general, Gregorio Guerrero Pozas, apuntó que revisará el contrato de la casa productora que realizó el debate.

Entrevistados por separado, Jaime Cárdenas, representante de Andrés Manuel López Obrador, y Luis Antonio González Roldán, de Gabriel Quadri, comentaron que fue el PRI quien solicitó encuadres fijos, se opuso a la cámara móvil y que fue un acuerdo técnico el cortar la voz y el video al que se pasara de tiempo. Admitieron que apoyaron la decisión por la insistencia del PRI.

Lo anterior fue confirmado por el consejero Leonardo Valdés, quien señaló que “los representantes de los candidatos tomaron decisiones acerca de cómo sería el encuadre de las cámaras de televisión y también tomaron decisiones de cómo moderar el tiempo del desarrollo del debate”.

Para el segundo encuentro Sergio García Ramírez dijo que “por supuesto también debo decir que hay puntos de producción, punto de presentación que vale la pena considerar, como por ejemplo los desplazamientos de las cámaras, si debe o no haber más dinámica, eso los partidos políticos lo podrán aquilatar, nosotros nos guiamos por lo que aprecia un unánime parecer de todos los partidos.”

Hay que recordar que el único que acudió al ensayo del debate fue Gabriel Quadri, aunque se invitó a todos los candidatos a asistir al set el sábado durante el día, para que probaran los tiros de las cámaras y el encuadre que tendrían.

“Sólo me pidieron un vestido blanco y largo”. En entrevista conCadenatres, la edecán contratada por el IFE aclaró que nunca hubo pruebas de vestuarioni indicaciones sobreentallado y escote

“Mi primera acción de gobierno será borrar varios comentarios de Twitter”. Así fue como, en tono de broma, contestó Julia Orayen después de convertirse en el centro de atención del debate presidencial y al señalar sus primeras decisiones cuando sea presidenta de México.

La edecán argentina fue entrevistada por Yuriria Sierra y Gustavo Adolfo Infante para
Grupo Imagen Multimedia, donde la modelo de Playboy en 2008 se sorprendió de haber acaparado la atención en las redes sociales, aunque reconoció que los primeros comentarios no fueron gratos.

Cuestionada sobre el vestido que usó en el debate, contestó que “el sábado estuvimos trabajando en los ensayos de la parte técnica y el domingo mi última indicación fue que fuera un vestido blanco y largo. No pensé que el escote se fuera a abrir tanto o que provocara tanto escándalo”.

Asimismo señaló que llevaba cinco vestidos y que nunca hubo una prueba de vestuario en sábado o domingo.

En un tono más serio dijo que descubrir o ver una cualidad en una persona, sea interna o externa, no borra las demás virtudes, y que si una mujer es llamativa eso no significa que no tenga talentos.

También reveló que antes de que iniciara el debate presidencial se intoxicó con una ensalada y fue atendida por los paramédicos.

Además, dijo que nunca tuvo contacto con los candidatos, “estábamos cada uno en una suite separada con mucha seguridad, entonces cada quien estaba preparando su discurso y nosotros estábamos preparando la parte de maquillaje y peinado”.

Sobre la imagen donde el candidato presidencial del Partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri, se le quedó viendo, Julia Orayen contestó que estaba concentrada en lo que hacía y no se percató de la mirada hasta cuando vio la fotografía publicada.

Julia Orayen, también conocida como la Lady del IFE, tiene 15 años viviendo en México, es soltera y sin hijos. Es maestra de yoga, da terapias alternativas y en esta semana podría resolverse si vuelve a posar para Playboy.

Mencionó que antes de que iniciara el debate, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota bromeó al decir que “la edecán se va a llevar muchas miradas, entonces no creo que se lo haya tomado a mal, y, bueno, las personas que se lo tomaron a mal es algo que escapa de mis manos, no fue con esa intención.”

Por otra parte, en entrevista radiofónica, el productor independiente contratado por el IFE para la realización del debate, Jesús Tapia, asumió la responsabilidad por las rigidez que privó en la transmisión y descartó que la edecán, Julia Orayen, haya sido incluida con la finalidad de desviar la atención.

El productor televisivo aceptó haber elegido personalmente a Julia Orayen por tener una estatura promedio, en comparación con otras modelos que audicionaron.

Jesús Tapia también aceptó que faltó a su responsabilidad de supervisar el vestuario de la modelo, lo que atribuyó a la carga de trabajo.

“Yo estaba en la unidad móvil, viendo todos los preparativos, checando todo lo de los satélites y no la supervisamos. Asumo la responsabilidad de lo que pasó”.

Asimismo, señaló que la rigidez en las tomas y del formato televisivo fue un acuerdo tomado con la mesa de representantes de los candidatos y con el IFE.

“No pude abrir yo la toma cuando ellos (los candidatos) tenían las fotografías. Pude haberlo hecho, pero no lo hice porque si no, se hubieran quejado los otros partidos”, agregó.

La candidata a la Presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota, se refirió a la modelo argentina.

“La verdad es que es una decisión que tomó el IFE. Prefiero concentrarme en los temas para los cuales fuimos convocados. No tengo comentarios más allá de que es una mujer muy guapa que nos ayudó con las papeletas”, finalizó.

En curva. Ésta es la ficha básica de Julia Orayen:

- Nació en Argentina.

- Es soltera.

- Tiene 15 años de radicar en México.

- Su padre vivió en México, mientras que su madre radica en Argentina.

- Su madre es la cantante lírica y catedrática argentina Lía Ferenese, quien participó en el Festival Cervantino 2010 y cantó Desasosiego en la primera edición del Festival Música y Escena, además de ofrecer conciertos en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Participó en los reality show “La bella y el nerd” (2007), producido por Michel Gurfi, y “En busca de la pareja ideal” (2009), de Miguel Ángel Fox.

En este último, donde el actor Alex Ibarra buscaba pareja, ella era una de las contendientes y fue presentada con el nombre de “Bubis, 27 años, mexicana, escritora, mejor atributo: pechonalidad”.

Da clases de yoga y terapia de flores de bach.

Facebook: Julia Orayen Oficial / Twitter: @juliaorayenofi

Playboy la quiere de vuelta. La edecán Julia Orayen no sólo fue playmate en 2008, sino que ya tiene propuestas de la revista Playboy para nuevamente posar desnuda en los próximos meses.

Las especulaciones acerca de quién era Julia Orayen en iniciaron en internet. La “prensa rosa” publicó que fue arrestada en ocho ocasiones por posesión de drogas, asunto que ella desmiente.

“Me causa mucha gracia porque en mi vida he consumido droga ilícita alguna, soy vegetariana, casi no tomo alcohol, sólo consumo pescado. Hay cosas que se han dicho que ya me las tomo para broma porque eso son”, afirmó Orayen.

Bastaron 24 segundos en la pantalla para que la modelo robara la atención durante el debate. Su corta participación generó curiosidad y atractivo en las redes sociales, en las que rápidamente se convirtió en trending topic (tema del momento).

La originaria de Argentina, que radica en México desde hace 15 años y posó para Playboy en septiembre de 2008, nunca imaginó que su entallado vestido blanco y prominente escote causarían tal controversia.

En entrevista con Excélsior durante una visita a las instalaciones de Cadenatres para el programa No lo cuentes..., de Gustavo Adolfo Infante, Julia Orayen señaló que fue contratada para repartir las papeletas que darían el orden de habla a los candidatos al inicio del debate.

El sábado hubo un ensayo en el que portaba un vestido negro, y la única especificación que recibió fue cambiarlo por uno blanco, para no confundirse con el atuendo de Guadalupe Juárez, la moderadora. Sin embargo, aclaró que no hubo una prueba formal de vestuario.

“No pude ver completo el debate, me fui antes de que terminara, y me enteré de las repercusiones en las que estaba incluida una vez que estaba afuera. Desde mi punto de vista fue muy grande el escándalo por algo que creo no ameritaba tanto. El famoso vestido tan estaba permitido que así salió al aire. Sólo me dieron la indicación de que llevara vestidos blancos, y el domingo me pidieron que fuera uno largo. De las cinco opciones que llevaba era el único. Me cambié, bajé al foro, esperé y nadie lo aprobó o desaprobó”, afirmó.

Ante la pregunta “¿consideraste que era el adecuado?”, respondió: “pues sí, por eso me lo puse”.

Las imágenes de la parte superior fueron tomadas de su cuenta de Facebook, donde es imposible hacerle una solicitud de amistad, pues su perfil está “saturado”.