México D.F. El presidente de México, Felipe Calderón, abrió la puerta para que se pueda debatir la legalización de las drogas, pero advirtió sobre los efectos negativos que ello tendría en el país.

Al encabezar el segundo día del Diálogo por la Seguridad afirmó que “tomo nota además, del debate que se ha suscitado aquí de la regulación respecto de las drogas. Es un debate medular, pienso, en primer lugar, que debe darse habiendo una pluralidad democrática, y que bueno que la tengamos en el país, que deben analizarse siempre los convenientes e inconvenientes a profundidad, argumentos de uno y de otro son fundamentales”.

Explicó que “hay quien argumenta que precisamente implicaría la legalización un aumento enorme del consumo en varias generaciones de mexicanos, en parte por el efecto económico mismo de la disminución de precio, en parte también por la disponibilidad, por la idea que se genera de que finalmente es aceptable y socialmente bueno y hasta medicinal, digamos, su uso, lo cual culturalmente tiene una incidencia importante”.

En cuanto a los argumentos a favor, reconoció que podría reducir el flujo de dinero para las organizaciones criminales, informó El Universal.

Sin embargo enfatizó que ello "implica que un país tome la decisión de dejar a riesgo a varias generaciones de jóvenes y adolescentes, pero por otro lado tiene efectos de valor económico importantes, en el sentido de reducir flujos importantes para la criminalidad”.

Agregó que legalizar las drogas podría ocasionar que México pague todas las consecuencias negativas y se registren pocas positivas, al tener como vecino a Estados Unidos, principal consumidor en el mundo.

Explicó que si las drogas “son productos que no se determinan en su precio nacionalmente y a nuestro lado está el mayor consumidor de drogas en el mundo, lo que hagamos nosotros en esa materia respecto del precio va a ser irrelevante y sólo vamos a pagar todas las consecuencias negativas y realmente muy poco o nada de las positivas”.