Excelsior.com.mx, Ciudad de México. Al reiterar su llamado a las autoridades electorales para que se aclare la presunta “compra-venta de voluntades políticas”, a través del reparto de tarjetas y cuentas, el presidente Felipe Calderón argumentó que el asunto debe ser resuelto independientemente del hecho de que no sea suficiente para descalificar el saldo electoral.

“Es un tema muy serio”, enfatizó, porque “la esencia de la democracia no es sólo contar los votos, sino que las campañas se desarrollen en condiciones iguales”.

En entrevista radiofónica, el mandatario federal fijo postura sobre el caso de las tiendas Soriana y, a pregunta expresa sobre el particular, comentó: “El tema éste de las tarjetas y las cuentas y todo es un tema que no digo que va ser suficiente, no lo sé, para descalificar una elección con esas diferencias, pero que debe ser resuelto, por supuesto”.

Al iniciar este lunes el proceso de la calificación electoral, Calderón insistió en la responsabilidad que las autoridades correspondientes tienen en la investigación del caso.

“Voy a evitar la palabra para ser muy respetuoso, pero esta compra-venta de voluntades políticas, así sea una o diez o 100 o mil, pues es simplemente inaceptable”, cuestionó el mandatario.

“Hago votos porque la autoridad electoral rectifique de inmediato y la castigue si debe castigarla”, señaló.

Como lo expuso en la entrevista con Excélsior el jueves anterior, al pronunciarse por una investigación sobre el uso de los recursos en prácticas ilegales vinculadas con la captación del voto, Calderón alegó que no es posible soslayar el hecho de que esas prácticas de compra de voluntades se presentaron durante el reciente proceso electoral.

“Oye, no podemos quedarnos así nada más ‘que tanto es tantito’ en eso”, dijo el mandatario en un programa de radio.

“Veía una discusión de académicos hace algunos días y decían: ‘bueno, eso es evidente, puede haber compra de votos, todo mundo compra, seguramente el PRI compró y aquí en el Distrito Federal seguramente el PRD compró, etcétera, etcétera’, pero qué tanto afecta el proceso. Yo creo que éste no es asunto de tamaños: me parece que es un vicio de nuestra calidad democrática que tiene que corregirse de inmediato”, expuso el ejecutivo federal.

Dan de alta a Margarita. El presidente Felipe Calderón manifestó ayer su satisfacción porque fue dada de alta su esposa, Margarita Zavala, intervenida en el hospital del Estado Mayor Presidencial por una recaída que sufrió luego del desprendimiento de retina del ojo derecho.

En su cuenta de Twitter, compartió la noticia.

“Después de varios días de convalecencia, afortunadamente hoy sale @Mzavalagc del hospital. Se recupera bien pero deberá guardar más reposo.”