México D.F. El presidente de México, Felipe Calderón, ordenó una exhaustiva investigación para deslindar responsabilidades y determinar los responsables por la explosión de un ducto de la petrolera estatal Pemex, que dejó más de 28 víctimas fatales.

La explosión del oleoducto se registró cerca de las 05.50 hora local (1150 GMT) en la ciudad de San Martín Texmelucan, en el central estado de Puebla, según autoridades.

El sistema de Protección Civil Federal dijo que la cifra de muertos se elevó a 28, de los cuales 13 son menores de edad, mientras que el número de heridos subió a 52.

Hasta el momento se registran más de 100 casas afectadas, 32 de las cuales quedaron completamente destruidas, dijo el funcionario.

Tras el dramático hecho, el presidente mexicano, acompañado por su esposa Margarita Zavala, visitó la zona afectada donde evaluó los daños dejados por la explosión y supervisó el apoyo que se le está brindando a los damnificados y la atención a los heridos, informó La Crónica.

Previamente había señalado que "dado que los resultados preliminares de los análisis técnicos de Pemex sugieren que el incidente derivó de una toma clandestina".

*Con información de Reuters.