Excelsior.com.mx. Enrique Peña Nieto del PRI buscará esta noche evitar que caiga su ventaja, la oficialistas Josefina Vázquez Mota se jugará todo para recuperar el segundo lugar, y el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, deberá consolidarse para cerrar la brecha con el puntero, consideraron analistas consultados sobre qué se juegan los candidatos presidenciales en este segundo debate.

El ex canciller y analista político Jorge Castañeda y el ex vocero del presidente Vicente Fox y politólogo Rubén Aguilar coincidieron en indicar que la candidata del oficialista PAN, por su posición en las preferencias, es la que debe estar más interesada en debatir.

Aunque el encuentro de este domingo, a efectuarse en la ciudad de Guadalajara, tiene un formato menos rígido en comparación con el del 6 de mayo, Castañeda y Aguilar señalaron que difícilmente este ejercicio de exposición de ideas impactará en los electores.

Sin embargo, el ex canciller señaló: “Si alguien logra un golpe genial o alguien mete la pata de manera garrafal, puede suceder algo (en la intención del voto)”.

De acuerdo con el ex vocero presidencial, el debate tiene los elementos necesarios para ser más interesante y más mediático. “Probablemente tenga más rating”, dijo.

Del aliancista Gabriel Quadri, Castañeda destacó que este aspirante ya no se juega nada, puesto que el registro del Panal “está más o menos asegurado”.

Para Lupa Ciudadana y Arena Política, los cuatro candidatos presidenciales llegan con bajas calificaciones por sus propuestas sobre política y gobierno, relaciones exteriores, desarrollo social y ambiente, temas que se tratarán a partir de las ocho de la noche.

Expertos ven mayor presión para Josefina. El debate de este domingo en Guadalajara no modificará las posiciones que ocupan los cuatro aspirantes presidenciales en las encuestas, ni las intenciones de voto que ya tienen los electores, a menos que “alguien pueda tener un golpe genial o que alguien pueda meter la pata de forma garrafal”.

Jorge Castañeda, ex canciller mexicano y analista político, y Rubén Aguilar, politólogo y ex vocero del presidente Vicente Fox, dan su opinión de lo que está en juego en el debate entre Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Gabriel Quadri.

Según Castañeda, de los cuatro aspirantes a llegar a Los Pinos, la panista Vázquez Mota debe ser la más interesada en debatir. “Para Josefina es para quien es más importante el debate, para nadie más. Lo que está en juego para ella es tratar de recuperar el segundo lugar que tenía y que perdió”.

El ex canciller, que en el 2000 intentó convertirse en candidato presidencial independiente, sentando un precedente para que en el futuro esta figura exista, dijo que el puntero en las encuestas, el priista Peña Nieto, se juega ese estatus.

“Peña Nieto se juega la conservación de su ventaja, a sabiendas que no es la de hace dos o tres meses, que ya no es de veintipico de puntos, que ahora es de 14, 13, 12, por ahí; y si la riega se puede caer a diez, y si se defiende bien puede estar en 12 y si le va muy, muy bien puede subir uno o dos puntos. Pero creo que para Peña Nieto es mantener la ventaja, no meter la pata y si lo atacan con elementos nuevos, frentes nuevos, podrá”.

El análisis que hace Castañeda sobre lo que está en juego para la coalición que integran PRD, PT y Movimiento Ciudadano, es que “para López Obrador creo que lo que está en juego es consolidar su segundo lugar y en su caso cerrar un poquito la brecha con Peña a sabiendas, no puede pensar de otro modo, que lo que está en juego es que en lugar de perder por 15 puntos perderá por diez, por ocho”.

Sobre lo que el candidato del Panal, Quadri se juega hoy en Guadalajara, el intelectual mexicano dijo: “Quadri no se está jugando nada porque ya hizo las cosas lo suficientemente bien como para que el registro del Panal esté más o menos garantizado. No hay más, para él es lo de menos”.

En opinión de Castañeda, un debate con un formato tan rígido como el de hoy en Guadalajara, aunque menos rígido que el anterior en el WTC del Distrito Federal, “difícilmente en la historia electoral que tenemos de 50 países a lo largo de 50 años, altera de manera radical la correlación de fuerzas. Mueve la aguja dos puntos para arriba, dos puntos para abajo, no te la mueve diez puntos.

“Ahora, que alguien pueda tener un golpe genial o que alguien pueda meter la pata de forma garrafal, puede suceder, pero como ellos saben todo eso, se están preparando para que no suceda eso y otros para que suceda, sabiendo que va a ser difícil”.

Por su parte, Rubén Aguilar es de la opinión que López Obrador y Vázquez Mota “se juegan todo”. Y se explica:

“El que va en segundo y tercer lugar, se juega todo. Serán de las últimas oportunidades de poder de tratar modificar el resultado electoral y para ellos subir y hacer bajar al puntero, pero independientemente de eso, y teniendo en cuenta el desarrollo de los debates en México y en otros países, resulta muy difícil que realmente a partir del debate puedan modificarse las intenciones electorales”.

Aguilar, que igual que trabajó con Fox fue parte del equipo de Cuauhtémoc Cárdenas, opinó que el resultado electoral del 1 de julio a partir de lo que suceda hoy en Guadalajara estaría en función de que alguno de los contendientes no se presente al debate, lo cual, dijo, no ocurrirá; que alguno haga algo extraordinariamente bien o algo extraordinariamente mal, lo que también ve poco probable.

“En razón de eso, el debate, aunque el formato se presenta para mayor movilidad, comparado con el anterior, en realidad no veo que pueda ocurrir nada que al término del debate modifique la intención del voto y en ese sentido, el debate es otro, que el electorado se dé cuenta que existe algo más del puro spot, que hay posibilidad de dialogar, que puede ser interesante, pero no veo la posibilidad de que este debate modifique la intención del voto”, sostuvo Aguilar.

Indecisos. El analista político tiene la idea de que “como lo señalan las encuestas así se va a dar el resultado. Yo soy de los que piensa que ese capítulo de indecisos expresa más bien a un sector de abstencionistas y que si realmente hubiera sido indeciso, a lo largo de estas semanas, pues se hubiera reducido, pero sigue igual, a mí me parece que estos que hemos llamado indecisos para nombrar a ese 16, 22%, estudiando las encuestas, me parece que es un sector que ha decidido no votar, como ha ocurrido en otras elecciones”.

El catedrático cree que el debate de este domingo, que será moderado por el periodista Javier Solórzano, “va a ser mucho más interesante que del 6 de mayo; pero veo muy difícil que en el día 73 de campaña vaya a impactar y generar un movimiento que cambie la intención del voto. Me gustaría que fuera así, haría mucho más interesante el proceso, pero objetivamente no veo elementos para que cambie. Los datos duros me hacen pensar que no será así.

ONG reprueba ideas que están en debate. Los candidatos presidenciales llegan al segundo debate con bajas calificaciones en las propuestas y proyectos que hoy serán materia de discusión.

Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri rondan el “5” al evaluar sus ofertas en materia de política y gobierno, relaciones exteriores, desarrollo social y medio ambiente, de acuerdo con un indicador diseñado por las organizaciones Lupa Ciudadana y Arena Política.

Al considerar 15 rubros relacionados con los cuatro ejes temáticos del segundo debate que hoy tendrá lugar en la Expo Guadalajara, López Obrador obtiene un promedio de 6,0; seguido por Peña Nieto, con 5,4 de calificación; Vázquez Mota, con 5,1 puntos, y al fondo Quadri de la Torre, con 3,8, según las evaluaciones realizadas por un centenar de especialistas, investigadores y académicos, quienes desde el inicio de las campañas han calificado la “factibilidad” de las propuestas.

López Obrador, candidato de la coalición Movimiento Progresista, tiene diez calificaciones que superan el “6”. Su registro más alto (7,2) lo obtiene en su propuesta de “recursos hídricos”, la cual incluye medidas como impulsar políticas dirigidas a alimentar los mantos freáticos de las zonas urbanas, modernizar los sistemas de riego del país y cobrar el uso del agua con criterios racionales (más paga el que más gasta).

Su segunda mejor calificación la obtienen sus ofertas de combate a la pobreza (6,8), protección a los derechos humanos (6,8) y reforma política (6,8). Las peores notas corresponden a sus planteamientos sobre migración (5,0) y política educativa (5,0).

Enrique Peña Nieto, abanderado de la coalición formada por PRI y Partido Verde, obtuvo cuatro calificaciones superiores a “6”.

La propuesta mejor evaluada (6,5) es equidad de género, en la que, entre otras cosas, ofrece facilitar la incorporación de las mujeres a la vida productiva, conciliar la vida laboral y familiar, hacer realidad la igualdad de derechos en materia de ingresos y prestaciones entre hombres y mujeres, y promover el acceso de niñas, jóvenes y mujeres a todos los niveles educativos.

Los otros planteamientos con notas aprobatorias son política exterior (6,2), recursos hídricos (6,2) y combate a la pobreza (6,0).

El talón de Aquiles del mexiquense, según el grupo de expertos coordinados por el historiador Enrique Krauze, está en su plataforma sobre derechos sexuales y reproductivos (3,5) y protección a los derechos humanos (4,7).

Respecto a la presidenciable del PAN, el indicador de Lupa Ciudadana y Arena Política le da cuatro calificaciones superiores a “6”. Las mejores notas de Vázquez Mota están en reforma política (6,2), nuevas energías (6,1), recursos hídricos (6,0) y política exterior (6,0).

El proyecto de reforma política de la panista incluye reelección de diputados, senadores y presidentes municipales, candidaturas independientes, instauración de la figura del referéndum, trasparentar los gastos del Poder Legislativo y facultar al Presidente para el envío de iniciativas “preferentes”.

Las ideas que le merecieron las evaluaciones más bajas a la candidata fueron derechos sexuales y reproductivos (3,5), derechos humanos (4,4), participación ciudadana (4,4) y pensiones a trabajadores (4,6).

Cabe destacar que a pesar de haber sido secretaria de Desarrollo Social (durante el gobierno de Vicente Fox, entre 2000 y 2005, la panista impulsó el programa Oportunidades) y de Educación Pública, Vázquez Mota tuvo calificaciones reprobatorias en combate a la pobreza (5,4) y en materia de enseñanza (4,8).

El aspirante presidencial que no resistió la evaluación de los investigadores y académicos de las principales universidades del país fue Gabriel Quadri de la Torre, pues sólo obtuvo dos calificaciones de “6,0” o superiores.

Como buen ambientalista, el mejor registro del aspirante de Nueva Alianza fue en “nuevas energías” (7,2) y desarrollo forestal (6,0). Paradójicamente, su peor calificación —y del análisis en su conjunto— fue en recursos hídricos (1,6), pues las ideas del candidato para conservar los cuerpos de agua no son satisfactorias.

El proyecto energético de Quadri contempla obligar al sistema eléctrico a generar una proporción creciente de electricidad con fuentes renovables, abrir el servicio público a empresas privadas, rediseñar el esquema de subsidios al consumo eléctrico, protegiendo a los grupos sociales más vulnerables; promover el financiamiento de sistemas domésticos de electricidad solar fotovoltaica, entre otras.

Sin embargo, las áreas de oportunidad del abanderado del Panal están en combate a la pobreza (2,2), oportunidades para jóvenes (2,4), equidad de género (2,4), participación ciudadana (2,8), migración (3,0) y derechos sexuales y reproductivos (3,1).

Lupa Ciudadana (www.lupaciudadana.com.mx) es una herramienta diseñada para periodistas, investigadores, analistas y toda persona interesada en el proceso electoral de 2012, la cual analiza las propuestas durante las campañas, por lo que su última evaluación será del 11 al 17 de junio próximos.