El gobierno mexicano saludó la propuesta de reforma migratoria presentada por un grupo bipartidista de senadores y reconoció "el compromiso mostrado por un número cada vez mayor de actores" en el país vecino en torno del tema.

En un comunicado, la Cancillería elogió los principios planteados por el presidente Barack Obama y los legisladores "como base para llegar a una reforma integral a su sistema de inmigración".

"El gobierno de México reconoce el compromiso mostrado por un número cada vez mayor de actores en Estados Unidos a fin de garantizar que los marcos legales en América del Norte reflejen la realidad demográfica de la región", señaló el mensaje, recogido por la agencia de noticias Ansa.

Esta reforma debe plasmar "las complementariedades entre nuestras economías, la necesidad de una frontera próspera, competitiva, segura y eficiente, y los vínculos familiares y valores compartidos entre ambas sociedades", indicó.
El gobierno mexicano estimó que la "prioridad de proteger los derechos de cada individuo, sin importar su estatus migratorio, ha sido apropiadamente incluida en el centro de este debate".

La Cancillería admitió que la política migratoria es un asunto interno en Estados Unidos, pero dijo que "concierne a millones de individuos" por lo que dijo que seguirá promoviendo una "discusión informada" de este tema.