Ciudad de México. Los candidatos presidenciales mexicanos cerraron este miércoles con actos multitudinarios sus campañas para las elecciones de este domingo, a las que llega como favorito el opositor Andrés Manuel López Obrador en medio del enojo ciudadano por la violencia y la corrupción.

Las elecciones, además de designar al sucesor de Enrique Peña Nieto al frente del gobierno por un mandato único de seis años, servirá para elegir más de 3.400 autoridades federales y regionales.

Treinta millones de mexicanos recibieron ofertas a cambio de su voto durante la campaña, según la Encuesta Nacional Democracia Sin Pobreza, divulgada este miércoles. El coordinador de la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, Alberto Serdán, destacó que un tercio de los encuestados estuvieron expuestos a la compra del voto por alguno de los partidos que participan en la contienda. Y destacó igualmente que 15 millones de mexicanos rechazaron vender su voto.

López Obrador, en el Estado Azteca. El ex alcalde centroizquierdista de Ciudad de México, postulado por la alianza Juntos Haremos Historia (conformada por su movimiento, Morena, el Partido del trabajo y el Partido Encuentro Social) organizó un gran show político-musical en el Estadio Azteca de la capital mexicana, con capacidad para 100.000 personas, que empezó con música de cumbia y baile y en el que se hizo esperar. Antes protagonizó actos de campaña en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas) y Villahermosa (Tabasco, su tierra natal).

"Voy a cumplir todos mis compromisos, no se van a decepcionar", aseguró el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, en un video subido a sus redes sociales. "No sabemos qué nos depara el destino, pero yo deseo que sea la última campaña en la que participo en mi vida", dijo López Obrador, quien ya estuvo en las contiendas presidenciales de 2006 y 2012, en las que perdió contra Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, respectivamente.

Antes de que López Obrador, de 64 años, llegara a su acto y mientras la cantante Belinda todavía bailaba sobre el escenario, sus principales rivales hacían un llamado urgente a los mexicanos a no votar por él.

 

Todos contra Obrador. El centroderechista Ricardo Anaya, candidato de la alianza Por México al Frente, cerró su campaña en la ciudad de León, en el centro del país, mientras que el oficialista José Antonio Meade reunió a sus seguidores en la norteña ciudad de Saltillo.

"La historia va a juzgar a quienes, conociendo el riesgo de la alternativa autoritaria y antidemocrática de Andrés Manuel, lo han habilitado", dijo Meade, exministro de Hacienda y de Relaciones Exteriores, de 49 años.

"En esta elección nos jugamos el destino del país", agregó el candidato de la alianza encabezada por el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro). Meade, que tuvo que cargar con la mala imagen del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aunque no tiene militancia política, dijo que "hay mucho por corregir", sobre todo en materia de seguridad, pero que el suyo será un nuevo gobierno.

Anaya, voto útil Ricardo Anaya, de 39 años, señaló que él es la única opción frente a López Obrador y acusó al Gobierno de haber hecho una campaña "descarada y vulgar" para desprestigiarlo y quitarlo del segundo lugar, que Meade le disputa.

"Hago un llamado expresamente al voto útil", exhortó Anaya. "De que México va a cambiar, no hay duda", dijo. "El PRI ya se va, pero esta no es una elección más. Este domingo estará en juego literalmente el futuro de nuestro país", indicó.

Anaya, de la coalición entre el Partido Acción Nacional (PAN), el de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano, eligió para cerrar su campaña la ciudad de León, estado de Guanajuato, considerado un feudo panista. El candidato pidió un último esfuerzo a sus simpatizantes para ir por el voto. "Que no nos quede una puerta por tocar, que no nos quede un corazón por conquistar", exclamó.

 

El cuarto candidato presidencial, el independiente Jaime Rodríguez "El Bronco", con poca intención de voto, hizo un cierre de campaña digital a través de las redes sociales, su principal arma debido a la desventaja que tiene en cuanto a la publicidad oficial que se le ha otorgado por ser independiente.

Últimos sondeos. Con el fin de las campañas y el inicio de tres días de silencio electoral para la reflexión del voto, se publicaron este miércoles también las últimas mediciones de preferencias. Según el compilador de encuestas Oraculus ("poll of polls"), López Obrador tiene un porcentaje de intención de voto que va del 45% al 52%, con una ventaja promedio de 22 puntos porcentuales frente a su seguidor inmediato.

Anaya se ubica en segundo lugar con un 23% a 29% y Meade tiene un 18% a 24%. Rodríguez está último con entre 4% y 6%. Una encuesta publicada hoy por el diario Reforma revela que hay un 17% de los ciudadanos que todavía no han definido su voto, mientras 15% ya lo ha pensado, pero "podría cambiar de opinión".