México D.F. México presentó este martes públicamente a Edgar "La Barbie" Valdez, uno de los capos del narcotráfico más violentos del país con cuya captura espera bajar al menos parcialmente la ola de violencia que asola a la nación.

Valdez, estadounidense y de 37 años de edad, fue mostrado a periodistas en instalaciones de la Policía Federal este martes tras haber sido capturado el día anterior en el Estado de México, vecino a la capital.

Su captura es vista como uno de los mayores golpes al narcotráfico por parte del gobierno de Felipe Calderón, que al asumir, en diciembre de 2006, lanzó operativos frontales con decenas de militares y policías federales para combatirlo.

"Con esta detención se cierra un capítulo del narcotráfico en México", dijo el comisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas, en la presentación de Valdez, quien sonreía desafiante a las cámaras flanqueado por dos policías enmascarados.

Más de 28.000 personas han sido asesinadas desde que comenzaron los operativos del Gobierno contra los cárteles de la droga en una violencia que ha ido escalando año a año, sobre todo en el norte del país, en la frontera con Estados Unidos.

Washington felicitó a México por la captura.

El portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, dijo que Washington estaba "agradecido" por esta "acción agresiva y por el compromiso de México".

"Felicitamos a las autoridades mexicanas por el arresto de 'La Barbie'", agregó.

Después del arresto de Valdez fue detenido en Colombia un socio suyo, Julio César Piña, lo que demostró los nexos entre los cárteles del país sudamericano productor de cocaína con los mexicanos.

Rosas dijo que espera que la violencia baje en territorio mexicano principalmente en el central estado de Morelos y en Guerrero, sobre la costa Pacífico, donde en los últimos meses ha sido común la aparición de decapitados o víctimas colgadas de puentes atribuidas algunas a "La Barbie".

Pero otro agente policial advirtió que la captura de Valdez, el segundo capo de la droga detenido este año, no ayudaría a disminuir la rampante violencia en el norte, donde últimamente los cárteles han llegado al punto de hacer estallar coches bomba.

"Ciudad Juárez y Monterrey no están dentro del área de influencia de 'La Barbie', su captura no afectará la violencia allá", dijo a Reuters un funcionario de la policía federal que pidió el anonimato.

Buscaba liderazgo. En Ciudad Juárez han sido asesinadas más de 6.000 personas desde principios de 2008, mientras que la ola de violencia este año alcanzó a la industrial Monterrey, donde pelean las rutas el cártel del Golfo y sus otrora aliados Los Zetas.

Horas después del arresto de Valdez, un comando armado atacó con cócteles molotov un bar en el balneario caribeño de Cancún, dejando al menos ocho muertos.

"La Barbie", un ex aliado del capo Joaquín "El Chapo" Guzmán, el más buscado del país, traficaba una tonelada de cocaína mensualmente en promedio y se le atribuyen decenas de homicidios, según Rosas.

Los narcotraficantes mexicanos introducen a Estados Unidos 140 toneladas de cocaína al año, según un reporte de Naciones Unidas. La participación de Valdez en este mercado era mínima.

"La Barbie" buscaba tomar el liderazgo del cártel de los Beltrán Leyva, acéfalo desde que su jefe muriera en diciembre en un enfrentamiento con efectivos de la Marina.

La muerte de Arturo Beltrán Leyva desató una guerra interna por el control del cártel y desde inicios de este año se han sucedido asesinatos, algunos de ellos con decapitaciones, en regiones antes a salvo de la violencia, como la ciudad de Cuernavaca, cercano a la capital, y en el balneario Acapulco.

Valdez, un ex jefe de sicarios del cártel de Sinaloa, fue detenido por la policía la tarde del lunes cuando iba llegando a una finca rústica que utilizaba para ocultarse y que está localizada en un paraje en el Estado de México.

En el operativo, donde también fueron detenidas otras personas -presuntamente familiares y colaboradores cercanos de Valdez-, no se registró ningún disparo, dijo el comisionado.

Rosas dijo que en los próximos días se determinará la situación jurídica de Valdez, quien tiene nacionalidad estadounidense y es requerido por la justicia del país vecino.

Funcionarios policiales en la conferencia dijeron que Valdez, nacido en Laredo, Texas, sería el primer estadounidense en dirigir un cártel del narcotráfico.

Su captura siguió a la muerte en julio de Ignacio "Nacho" Coronel, el tercero en la organización del cártel de Sinaloa, a manos de militares en la occidental ciudad de Guadalajara.