ElEconomista.com.mx. Luego de la incursión de los grupos de autodefensa al municipio de Apatzingán, considerado el centro de operación de la organización criminal Los Caballeros Templarios en Michoacán, el vocero de los civiles armados, Estanislao Beltrán, aseguró que se encuentran en alerta máxima.

Ello, dijo por las amenazas de los presuntos criminales, quienes les advirtieron que no se saldrán tan fácilmente de esta zona de Tierra Caliente. Aunque, asegura, Los Templarios se están moviendo a las grandes ciudades, como Uruapan, Morelia, Lázaro Cárdenas, Zamora, todas ellas, sin presencia de los grupos de civiles armados.

El sábado pasado, los grupos de autodefensa ingresaron por la tarde a Apatzingán, Michoacán, el principal bastión de la organización criminal Los Caballeros Templarios.

Acompañados de la Policía Federal y el Ejército Mexicano, los integrantes de las autodefensas instalaron barricadas en todas las salidas y entradas del conflictivo municipio.

“Desde ayer (sábado) se están manifestando que va a correr sangre. La Tuta (líder Templario) es quien ha estado hablando. Nosotros siempre estamos alerta ante un posible enfrentamiento”.

Estanislao Beltrán denunció que en las ciudades mencionadas y otros municipios de la meseta, aún en poder de los criminales, las cuotas se han disparado, debido a la merma de las ganancias por la interrupción de sus actividades delictivas.

El líder afirmó que seguirán avanzando en los 87 municipios que aún les faltan, con el fin de expulsar por completo a Los Caballeros Templarios, quienes surgieron en el 2011.

Segundo golpe importante. Por su parte, Javier Oliva, experto en temas de seguridad, dijo que la incursión de las autodefensas y las fuerzas federales a este municipio, de suma importancia para la organización criminal, es una segunda parte contra Los Templarios, ya que el primer golpe gestado fue la toma del control del puerto Lázaro Cárdenas, de donde obtenían la mayor parte de sus ingresos.

“Ahora lo que se está tocando es la parte en donde se concentraban las actividades de carácter agropecuario de este grupo delictivo. Es el complemento de tomar el control del puerto Lázaro Cárdenas”, detalló.

Javier Oliva comentó que cuando se fractura una organización criminal se diversifica en otras zonas, sin embargo, aclaró que este grupo tiene una gran desventaja, ya que al haber ultrajado a gran parte de la sociedad, será muy difícil su aceptación en cualquier otra población.

“Ahora estamos viendo que es un mito que esta organización tuviera una gran base social, por el terror (de) que llegaban contra las poblaciones. Este grupo está suficientemente debilitado, aunque no digo que ya no exista”.

Encabezados por el fundador del movimiento, Hipólito Mora, desarmados y portando playeras blancas con el estampado de “Cristos, consejo ciudadano responsable de impulsar el sano tejido del orden social”, las autodefensas se dirigieron directamente a la catedral, donde fueron recibidas por el sacerdote Gregorio López Gerónimo, activo personaje en la lucha en contra de la criminalidad.

Ahí el sacerdote López dijo que él y los feligreses participan de manera pacífica y que los arrestos en contra de los delincuentes se lo dejan a las fuerzas federales.

* Lea además en ElEconomista.com.mx. Detienen a templario hermano del Chayo