México D.F. En México fue bien recibida la estrategia antidrogas anunciada este martes por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que busca reducir la demanda en el país que es el principal mercado de los cárteles mexicanos.

El plan estadounidense se enfoca en programas comunitarios y en una mayor atención por parte del sector salud para el tratamiento de adicciones, con lo que se pretende reducir el consumo hasta en 15% durante los próximos cinco años.

La Procuraduría General de la República (PGR) calificó el proyecto como un paso trascendente en la lucha contra el narcotráfico.

Para el vocero de la entidad, Ricardo Nájera Herrera, dijo a El Universal que estos anuncios “son un signo evidente del nivel de cooperación que han alcanzado ambos países (México y EE.UU.) para enfrentar este fenómeno, desde la perspectiva de la responsabilidad compartida”.

Agregó que la idea de reducir la demanda de drogas y la atención y tratamiento de las adicciones, representa un nuevo enfoque en la estrategia estadounidense.