Cuauhtémoc Cárdenas consideró que el PRD está en un “franco declive” en el que ha perdido credibilidad y autoridad moral frente a la sociedad.

Al justificar su demanda para que deje la dirección del Partido de la Revolución Democrática todo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), incluido su presidente Carlos Navarrete, el líder fundador de ese partido advirtió que “esto puede seguir de mal en peor”, si las cosas se manejan como hasta ahora.

El partido está en franco declive, si lo vemos en los resultados electorales (...) Esto puede seguir de mal en peor, si las cosas se manejan igual”.

En conversación telefónica con Adela Micha en “La Primera por Adela”, recalcó que es necesario dar un “viraje” en la dirección perredista. “Es necesario dar un cambio radical a las políticas internas. Es necesario adoptar otro tipo de mecanismos para tomar decisiones”.

Sugirió que la dirigencia nacional perredista actual ha perdido autoridad moral y capacidad de convocatoria, e incluso cuestionó la elección interna en la que fue electo presidente Navarrete, al subrayar que “el CEN fue elegido en medio de reclamos de mucha gente”.

Cuauhtémoc Cárdenas insistió en su planteamiento vertido en su carta difundida este domingo, en que es indispensable que acabe el régimen de corrientes, e infirió que si se abre la posibilidad de renovación de la directiva de su partido “la situación sería distinta y el partido recuperaría credibilidad”.

El tres veces candidato presidencial reconoció que “una crisis peor que la que tenemos” no es posible. “El partido está en franco declive, si lo vemos en los resultados electorales (...) Esto puede seguir de mal en peor, si las cosas se manejan igual”, recalcó Cuauhtémoc Cárdenas.

Admitió que para su partido “es la peor situación”, aunque indicó que “no sé si ya se tocó fondo”.

Cuauhtémoc Cárdenas después de resaltar las “malas decisiones de carácter político” que el PRD ha tomado después de la crisis por la desaparición de 43 estudiantes normalistas, destacó que “hace falta una decisión que permita una reconstitución institucional del partido”.

Asimismo, Cuauhtémoc Cárdenas reconoció que en las condiciones actuales su partido no puede contribuir a resolver los problemas nacionales.

Cárdenas explicó que una refundación del PRD consiste, entre otras cosas, en dejar que los órganos del partido funcionen, para reconstituir al perredismo desde sus bases.