México D.F. El gobierno de México anunció este lunes que despidió a más de 10% de sus policías federales, unos 3.600 agentes, debido a violaciones a la ley, en momentos en que combate a los cárteles del narcotráfico en medio de una creciente ola de violencia.

La corrupción de la policía es uno de los principales problemas que enfrenta el gobierno del presidente Felipe Calderón y una de las razones por las cuales incluyó a decenas de miles de efectivos militares dentro de las operaciones contra el tráfico de drogas ilícitas.

Unos 3.200 policías fueron dados de baja "por incumplimiento de los deberes previstos en el reglamento de la policía federal", dijo el comisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas, en una conferencia de prensa.

Rosas agregó que otros 465 serán despedidos por "alguna falta de tipo penal", pero no dio detalles sobre cuáles son los cargos que se les imputan.

Otros 1.020 policías no pasaron los exámenes de confianza y les fueron iniciados procedimientos por los que también podrían ser dados de baja, dijo el comisionado.

La corrupción policial abarca también a efectivos estatales y municipales, que son la mayoría de los policías del país.

El gobierno está pugnando por establecer una policía única para todo el territorio, con un mando centralizado, para poder disminuir la corrupción y así retirar a los militares del combate al narcotráfico.

Unas 28.000 personas han muerto desde que Calderón asumió en diciembre de 2006 y lanzó operativos conjuntos de militares y policías contra los cárteles, que constantemente se enfrentan entre sí y con fuerzas de seguridad.

Uno de los peores focos de violencia es la fronteriza Ciudad Juárez, donde luchan los cárteles de Sinaloa y el local cártel de Juárez. La policía federal está a cargo de la vigilancia en la ciudad desde abril.

Hace poco un coche bomba estalló en una calle de la ciudad en una inédita acción que se adjudicó el cártel de Juárez, el cual en una leyenda en una pared dijo que la acción era en respuesta a la supuesta protección de la policía al cártel de Sinaloa.