México D.F. En el primer semestre de este año se reportaron 10.000 casos secuestros de migrantes en México, según informó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva.

Esta cifra representa un ligero aumento respecto a igual periodo del año pasado, cuando se reportaron 9.758.

Raúl Plascencia explicó que “esta es una práctica sistemática en algunas regiones del país que amerita atención urgente”, informó La Jornada.

Indicó que las autoridades no han respondido al informe de la CNDH respecto al informe especial sobre los casos de secuestro en contra de migrantes que presentaron el 15 de junio de 2009.

“Ya desde entonces era práctica cotidiana que secuestraran a migrantes, a los que exigían cantidades de US$1.500 hasta US$5.000, pero había casos de secuestros por seis pesos”, dijo.

Según Plascencia en los hechos además del crimen organizado estaban “implicadas en los secuestros autoridades de los tres niveles de gobierno”.

Agregó que “la CNDH documentó que se mantenía a los migrantes en cautiverio y que durante el tiempo en que permanecían plagiados recibían trato cruel, inhumano y degradante; que había participación y colusión de autoridades, y que la mayoría de los casos, aun cuando las autoridades tenían conocimiento del ilícito, quedaban impunes”.

Según el informe de la CNDH de 2009 por los secuestros a los migrantes -con un promedio de 1.600 plagios mensuales- los implicados obtuvieron US$25 millones.

La situación no ha cambiado este año. De acuerdo a la entidad hay un ligero repunte en los casos de secuestros, a lo cual se suman las ejecuciones, como la ocurrida en Tamaulipas.

Plascencia dijo que la masacre de inmigrantes descubierta esta semana significa “un escalamiento del fenómeno de la violencia, que ahora nos muestra una exacerbada agresión contra migrantes y no tiene explicación alguna, pero que compromete a la autoridad a dar resultados para localizar a los responsables. Esta acción amerita una investigación pronta, completa, objetiva e imparcial para detener a los culpables y evitar la repetición de actos de estas características”.

Sobre la situación en 2010, sostuvo que “en el primer semestre del año ya rebasan los 10.000, y en algunas regiones es práctica sistemática. Tenemos información de que se intentan 600.000 cruces de personas que se internan a México para llegar a Estados Unidos, y al menos 10.000 de ellos son secuestrados”.