Ciudad de México. Días después de la elección presidencial de 2012, entre académicos, politólogos y especialistas electorales llamó la atención un dato significativo: Yucatán se ubicó como la entidad con la votación más elevada del país, con un rango de participación de 70%.

En esa tendencia destacaron los distritos federales I y V de la entidad, que se confirmaron como los de mayor asistencia a las urnas en el país, con una tasa de participación 19 puntos porcentuales arriba de la media nacional.

¿A qué puede atribuirse que Yucatán y dos de sus distritos registraron la más alta votación del país? ¿Qué factores políticos, económicos, sociales, históricos y demográficos incidieron en estos resultados? ¿Qué elementos marcan la diferencia entre el distrito más votado y el de menor votación?

En el Distrito I votaron 201 mil personas de un listado nominal de 231 mil electores. Considera más de dos mil 800 comunidades rurales y municipios de importancia histórica.

Efraín Poot, investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán y hoy consejero electoral, explica que en ese distrito están Valladolid y Peto, punto de referencia geopolítico para las comunidades mayas, así como Tizimín, Espita y Panabá, que se consolidaron en las últimas décadas como puntales de la actividad ganadera, tras el desplome de la producción del henequén. El resto de los 33 municipios de la zona combina actividades económicas diversas, entre ellas la industria de la construcción y la hotelería.

El Distrito V, cuya cabecera es la ciudad de Ticul, que comprende 33 municipios y 504 localidades rurales, añade Poot, votaron 214 mil electores de 258 mil registrados en las listas nominales. Abarca una región de 12 mil kilómetros que incluye los municipios costeros del noroeste, comunidades henequeneras del centro del estado y otros dedicados al cultivo de frutas, cítricos y hortalizas.

En el Distrito I votaron 201 mil personas de un listado nominal de 231 mil electores. Considera más de dos mil 800 comunidades rurales y municipios de importancia histórica.

Yucatán, el electorado más participativo. Para este 7 de junio, Yucatán tiene una lista nominal de un millón 446 mil personas; la entidad se destaca por tener la población que más acude a las urnas, principalmente en dos distritos electorales, el I y V, con cabecera en Valladolid y Ticul, respectivamente.

Para estas elecciones se mandaron a imprimir 4.5 millones de boletas para la elección de 106 presidentes municipales, 25 diputados locales, de los cuales 15 son de mayoría y 10 de representación proporcional, y cinco diputaciones federales. En el proceso se registraron diez partidos.

Fernando Balmes Pérez, vocal ejecutivo de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE), explicó que Yucatán es uno de los tres primeros estados en tener integrada su Lista Nominal.

Aclaró que los ciudadanos acuden a las casillas porque en el estado la votación es libre y la conciencia cívica es muy alta, aunado al clima de seguridad que se vive.

Destacó que los distritos I y V se han destacado por tener una votación bastante participativa, misma que el INE documentó en las elecciones pasadas; quienes más votaron fueron las mujeres.

Sergio Iván Ruiz Castellot, vocal del INE en Ticul, indicó que “el municipio es rural, los municipios son pequeños y en 2012 se dio por primera vez elecciones concurrentes, estatales y federales, que provoca mayor expectación.

Las autoridades electorales esperan que en junio de 2015 los yucatecos acudan a votar copiosamente.

Michoacán.Los comicios en los que se eligió Presidente al priista Enrique Peña Nieto confirmaron la delicada condición de estados como Chiapas y Guerrero, enfermos de una larga apatía electoral. Pero en ninguno de ellos era tan grave como en el distrito con cabecera en Apatzingán, en el corazón de la Tierra Caliente: la votación apenas llegó a 46% de la lista de potenciales electores, lo que lo situaba 16 puntos porcentuales por debajo de la media nacional, la cual se ubicó en 62% de la Lista Nominal.

El corazón de la tierra... de la abstención. Agobiado por la inseguridad y el estigma de ser un municipio dominado por el narcotráfico, Apatzingán es la cabecera distrital con menor votación en el país.

En los últimos procesos federales, el llamado Corazón de la Tierra Caliente no suma ni 50% de participación ciudadana, lo cual se atribuye, además de al clima hostil, a la migración y a la falta de credencial actualizada de los habitantes de 11 municipios del Distrito 12 de Michoacán.