México DF. El gobierno mexicano se mostró preocupado hace un año por la pérdida de control de ciertas regiones del país a manos de narcotraficantes y expresó su urgencia por lograr éxitos para validar la guerra contra los cárteles, según documentos de WikiLeaks revelados este jueves.

El periódico español El País divulgó, documentos confidenciales sobre una reunión de funcionarios de seguridad del gobierno mexicano y sus contrapartes estadounidenses realizada en octubre del 2009.

La Embajada estadounidense en México dijo que el Ejército y Marina del país deben ser modernizados en áreas como respeto a derechos humanos y trabajo conjunto.

En esa reunión, el entonces subsecretario de gobernación, Gerónimo Gutiérrez, "expresó una real preocupación con la 'pérdida' de ciertas regiones", según el texto de un cable entregado al periódico por el sitio WikiLeaks.

México está enfrascado desde hace cuatro años, cuando asumió el conservador Felipe Calderón, en una guerra contra el narcotráfico para la que ha movilizado decenas de miles de soldados y policías federales pero que ha dejado más de 31.000 muertos en todo el país.

Gutiérrez, según el cable, dijo que "tenemos 18 meses" y "si no se produce un éxito tangible que sea reconocido por los mexicanos, será difícil mantener la confrontación en la próxima administración (próximo gobierno)". No queda claro por qué el funcionario fijó ese plazo.

Gutiérrez, junto con Jorge Tello Peón, otro alto funcionario de seguridad de entonces, hablaron de la necesidad de controlar la violencia en ciudades fronterizas como Tijuana o Ciudad Juárez "y enviar una señal a los mexicanos de que la guerra puede ser ganada", dice el texto del cable.

"México debe lograr éxito en Juárez porque Calderón ha apostado mucha de su reputación allí, con un gran despliegue de fuerza que, a la fecha, no ha dado resultado", agregó el cable citando a Gutiérrez.

Inversiones. Usualmente, tanto Calderón como miembros de su gabinete de seguridad destacan los logros de la guerra contra el narco y nunca hablan públicamente de que la estrategia halla fallado.

El gobierno desplegó cerca de 10.000 militares en Ciudad Juárez, considerada actualmente una de las más violentas del mundo, por un año desde marzo del 2009, sin lograr controlar la violencia generada por dos cárteles que luchan por la zona.

"Esto (la pérdida de control en regiones) está dañando la reputación internacional de México, lastimando la inversión extranjera, y enviando una sensación de impotencia del gobierno, dijo Gutiérrez", señala el cable.

En la ciudad han muerto más de 7.000 personas desde inicios del 2008, en su mayoría narcotraficantes pero también jóvenes masacrados en fiestas de cumpleaños, lo que ha disminuido el apoyo de la población a los operativos.

En otro de los documentos, la Embajada estadounidense en México dijo que el Ejército y Marina del país deben ser modernizados en áreas como respeto a derechos humanos y trabajo conjunto.

"El sistema de justicia militar (fuero militar) es usado no sólo para funciones judiciales legítimas, sino también para conservar la independencia institucional militar", dijo la embajada en un cable.

"Es absolutamente necesario que intensifiquemos nuestros esfuerzos para alentar la modernización de la milicia mexicana", señaló en otro punto.
La vocería de seguridad de la presidencia declinó hacer comentarios respecto a los documentos publicados.

Horas antes de que se divulgaran los primeros cables sobre México, Calderón dijo estar preocupado por lo que calificó de "espionaje" de Estados Unidos hacia otros países. "En ese sentido, (los americanos) han sido muy entrometidos. Y también me preocupa lo que hayan dicho", agregó.

Otro cable de diciembre de 2009 refiere que la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, pidió a sus diplomáticos en México que le informaran cómo la extrema presión por el narcotráfico, la crisis económica y un derrota electoral legislativa pudieran haber afectado el ánimo de Calderón y su estilo de gobierno.

WikiLeaks, que publica secretos estatales y corporativos, consiguió más de 250,000 documentos y los entregó a varios medios que publicaron noticias en días pasados develando comunicaciones internas de la diplomacia estadounidense, incluyendo embarazosas descripciones de líderes mundiales.