México D.F. Ex presidente mexicano, Vicente Fox, se mostró a favor de “legalizar la producción, la venta y la distribución de las drogas” en el país, con el fin de “golpear y romper la estructura económica” del narcotráfico.

Argumentó que su postura responde a su “experiencia, a un espíritu autocrítico y a prácticas exitosas que han constatado otros países”.

Fox afirmó que “debemos pensar en legalizar la producción, distribución y venta de las drogas. Legalizar en este sentido, no quiere decir que las drogas sean buenas o no dañen a quien las consuma, este no es el propósito, más bien tenemos que verlo como una estrategia para golpear y romper la estructura económica que les permite a las mafias generar enormes ganancias en su comercio que a su vez, les sirven para corromper e incrementar sus cotos de poder”.

Agregó que en naciones donde se ha adoptado ya la legalización de los estupefacientes “no se ha elevado el consumo significativamente”, informó El Universal.

Fox plantó gravar la venta de drogas con “altísimas tasas impositivas”, como es el caso del tabaco y los fondos destinarlos a “atacar la adicción, la reducción del consumo y la rehabilitación y salud de la población”.

El ex presidente advirtió que “nunca estrategias de prohibición radical han funcionado” y “el consumo de drogas es una responsabilidad personal de quien la consume; de la familia en su responsabilidad de educar; y del sistema educativo y el contexto socioeconómico”.

Para Fox se debe “de romper equilibrios entre criminales, mercados, rutas de trasiego y asociaciones delictivas cobijadas por la corrupción, en forma inteligente, con mucho menos dosis de violencia”.

Sostuvo que la despenalización de las drogas debe secundarse con la “promoción, implementación y apoyo a todos los programas serios de prevención y rehabilitación para enfermos adictos, difundiéndolos para sensibilizar a la población”.

Pidió enfrentar la drogadicción y las adicciones de manera distinta a como se ataca la violencia, porque si bien “son en general un reto enorme de salud pública y personal, son dos problemas separados y diferentes. De hecho en nuestro país el consumo no está penalizado, ni es ilegal”.

Fox enfatizó que el primer mandato del gobierno es “proporcionar seguridad jurídica, personal y patrimonial”. Sin embargo, añadió que “nos encontramos desafortunadamente con el incumplimiento de esa obligación básica por el Estado mexicano y con algunos gobiernos estatales y municipales irresponsables, que no hacen la tarea, sino que más bien se corrompen y asocian con grupos delictivos”.

Además pidió el retiro del Ejército de las calles, argumentando que “no fue concebido ni está preparado para tareas policiacas”, pues “su imagen se deteriora y se expone más y más a violaciones de derechos humanos y el debido proceso jurídico a que todo ciudadano tiene derecho”.