Según informó este martes a la agencia Efe uno de los padres de los estudiantes normalistas desaparecidos, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se reunirá este miércoles por primera vez con los familiares de las víctimas. También el procurador general, Jesús Murillo Karam, estará presente en el encuentro.

El portavoz de los padres de familia, Felipe de Jesús de la Cruz, dijo que al encuentro también asistirán los familiares de los tres alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa que murieron la noche del 26 de septiembre y otros dos que perdieron la vida en un enfrentamiento con policías en diciembre de 2011, en un intento de desalojar una autopista.

La reunión se llevará a cabo a las 14:00 hora local (20.00 GMT) en la residencia presidencial de Los Pinos, será totalmente privada y no habrá fotografías del encuentro, una condición de las familias, añadió De La Cruz.

Presidencia no ha confirmado el encuentro. El portavoz señaló que los padres de familia han estado preparando este martes los planteamientos que harán al presidente. "Definitivamente no estamos satisfechos para nada", dijo De la Cruz e indicó que hasta el momento las familias no han tenido ninguna comunicación con la procuraduría sobre el anuncio que se hizo el lunes sobre el hallazgo de restos óseos no identificados cerca de un basurero municipal en Cocula.

La presidencia de México no ha confirmado todavía la realización del encuentro. Consultadas sobre el encuentro, fuentes de la presidencia mexicana dijeron a Efe que no lo tienen registrado en la agenda de Peña Nieto, si bien aclararon que "no se puede descartar" dado que puede haber cambios en cualquier momento.

Solalinde ofrece disculpas. Asimismo, el diputado mexicano Guillermo Anaya Llamas dijo que también la Comisión Especial de la Cámara de Diputados, que investiga el caso Iguala, buscará reunirse con los familiares y compañeros de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.

Por su lado, el padre Alejandro Solalinde ofreció oficialmente sus disculpas a los familiares de las víctimas, después de revelar informaciones sobre el posible destino de los 43 alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa. Según testimonios que le fueron confiados la semana pasada, los jóvenes habrían sido quemados vivos. En su cuenta de Twitter, Solalinde escribió que nunca tuvo la intención “de hacer más difícil esta experiencia por la que hoy atraviesan” los familiares.

“Ofrezco mis oraciones para que la esperanza les siga dando fuerza en la búsqueda de sus familiares. Estoy convencido de que en este momento, lo más importante es preservar la unidad de un movimiento que exige, legítimamente, la aparición con vida de los normalistas. Por eso he decidido quedar a la disposición de las familias y de la Comisión Civil de Impulso y Seguimiento a la Búsqueda para aquello en lo que crean que puedo ser de ayuda”, concluye el padre.