Madrid. El presidente de México, Felipe Calderón, impulsará reformas hasta el final de su mandato y también tiene previsto apoyar las que emprenda su rival y sucesor, dijo el presidente saliente en una entrevista publicada este domingo en El País.

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional, o PRI, ha pedido a sus rivales unirse en torno a sus planes de reformas económicas y la semana pasada nombró a un equipo de asesores para ayudar a negociar los acuerdos en el nuevo Congreso.

El PRI, que ayudó a bloquear algunas de las reformas pro-mercado de Calderón, no logró conseguir una mayoría ni en el Senado ni el Cámara Baja del Congreso.

"Yo - y el gobierno de la República - no sólo colaboraremos, sino que seguiremos impulsando las reformas", dijo Calderón a El País, refiriéndose a las reformas energética, laboral y fiscal que aún pueden aprobarse antes del final de su mandato.

El nuevo Congreso se constituye en septiembre y los legisladores del PRI han dicho que hay una posibilidad de sacar adelante algunas reformas económicas antes de que Peña Nieto asuma el cargo en diciembre.

El nuevo presidente ha prometido impulsar el crecimiento económico de México con más creación de empleo, una mejora de la recaudación de impuestos y el aumento de la inversión privada en el monopolio estatal petrolero Pemex para revertir una caída en la producción de petróleo.

En cuanto Calderón, del conservador Partido de Acción Nacional (PAN), el presidente saliente dijo que no descarta otro cargo político.

"Hay muchas cosas que hacer porque creo que la labor que empezamos con esta administración tiene que seguir", dijo.