México DF. El presidente de México, Felipe Calderón, nombró este jueves a Alejandro Poiré como nuevo secretario de Gobernación, tras la muerte de Francisco Blake Mora la semana pasada.

Poiré llega a la Secretaría de Gobernación tras un breve paso como director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), puesto que tomó en septiembre, tras desempeñarse como portavoz de la Presidencia para asuntos de seguridad nacional desde agosto de 2010.

Blake, quien falleció el viernes pasado junto a otras siete personas al caer el helicóptero en el que viajaban, había tomado el cargo en julio del 2010.

Calderón explicó que eligió a Poiré, un doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard, por "su profundo conocimiento y vasta experiencia en el tema del ámbito de la seguridad".

Más de 45.000 personas han muerto en el país a causa de la violencia del narcotráfico desde finales del 2006, cuando Calderón llegó a la presidencia y lanzó una campaña frontal con policías y militares contra los cárteles de la droga.

"Conocimiento y experiencia en materia de seguridad, que en este caso son además sólidamente acompañados por conocimiento y experiencia también en los ámbitos político, electoral y migratorio", agregó.

Poiré, de 40 años, se convierte así en el quinto secretario de Gobernación en la administración de Calderón.

El mandatario señaló que Poiré tiene la encomienda de impulsar las reformas que requiere el país y tender puentes con todas las fuerzas políticas, de cara a los comicios generales del 2012.

"Me esforzaré (...) en esta labor de diálogo, reconociendo y valorando siempre las distintas perspectivas y buscando a través del mismo avanzar en los acuerdos, las reformas", dijo Poiré durante el acto de su nombramiento.

Blake fue el segundo secretario de Gobernación de Calderón que murió en un accidente aéreo.

El 4 de noviembre del 2008, el pequeño avión donde viajaba el entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, se desplomó a su llegada a la Ciudad de México.

Las investigaciones de ese desastre arrojaron que fue un accidente resultado de la impericia de los pilotos, pero levantó sospechas de si se habría tratado de un ataque contra el gobierno por su cruzada contra el crimen organizado.