México D.F. La creación de un comisionado que esté a cargo del mando de las operaciones policiacas y militares, además de la instrumentación de los programas sociales y económicos, planea el gobierno de México, como parte de la estrategia para combatir el crimen organizado en Chihuahua, especialmente en Ciudad de Juárez.

Según La Jornada, funcionarios del Gabinete de Seguridad Nacional señalaron que la figura de un comisionado evitaría que se produzcan disputas o diferencias de mando entre policías y militares.

En el área social, la idea de la administración de Felipe Calderón es que haya una participación compartida, en la cual el gobierno federal y el de Chihuahua aportarán recursos para planes educativos, industriales y culturales, particularmente en Juárez.

Entre los ejes más importantes, se cuentan programas de rehabilitación para adictos y de prevención del delito en las escuelas.

Según datos del gobierno, en Chihuahua operan los cárteles de Sinaloa, el de Juárez y Los Zetas.