México dijo este miércoles que desarticuló un plan para que un hijo del ex líder libio Muammar Gaddafi y su familia entraran ilegalmente a territorio mexicano.

Alejandro Poiré, secretario de Gobernación del norteño país, anunció que los servicios de inteligencia mexicanos desbarataron una red nacional e internacional que intentó internar ilegalmente a Saadi Gaddaffi, uno de los hijos del extinto dictador libio, Muammar Gaddaffi.

El plan de Gaddafi se descubrió mediante la "Operación Huésped" del gobierno mexicano, dijo la portavoz presidencial Alejandra Sota, junto con agregar que las intenciones del hijo de Gaddafi fueron descubiertas el 6 de septiembre de este año.

Poiré sostuvo que la operación fue desbaratada el 10 de noviembre de este año, y apuntaba a ingresar al hijo del dictador libio asesinado en octubre mediante una identidad mexicana falsa y la adquisición de una serie de propiedades en distintos puntos del país para ser usadas como casas de seguridad.

La autoridad mexicana señaló que hubo "un presunto enlace logístico y de contacto con falsificadores de documentos que tenían indentificaciones falsas de compra de bienes inmuebles en Nayarit a nombre de Saadi Gadafi.

"Evitar la entrada ilegal ha sido un caso logrado con inteligencia mexicana. México cuenta con instituciones sólidas" subrayó.

La Procuraduría General de México "tiene conocimiento de que estas personas falsificaron documentos (...) Las representaciones consulares han tenido pleno acceso a los detenidos. El último reporte señala que (Saadi) Gaddafi se encuentra en Níger (oeste de África) y su gobierno lo tienen en su custodia", señaló una autoridad mexicana.

Los presuntos miembros de la organización criminal detenidos son Gabriela Dávila Huerta o Gabriela Dávila de Cueto, ciudadana mexicana residente en Estados Unidos y presuntamente encargada de las finanzas de la organización; Pier Cristian Flensburg, de nacionalidad danesa, presunto enlace logístico y contacto con falsificadores de documentos y José Luis Kenedy Prieto, de nacionalidad mexicana, encargado de la logística.

Las actividades de la organización en México incluyeron la falsificación de documentos, apertura de cuentas bancarias con documentos falsos, la compra de bienes e inmuebles donde se iban a hospedar la familia Gaddafi, ubicada en la zona de Bahía de Bandera del estado de Nayarit, así como el establecimiento de diversos enlaces que facilitarían la seguridad y logística de la operación.

La Produraduría mexicana, al tener conocimiento que este grupo, sostuvo que se estaría cometiendo los delitos de falsificación de documentos, tráfico de personas y delincuencia organizada.

Agregó que detuvo el pasado 10 de noviembre en la capital mexicana a Cyntia Al Banier.

* Con información de Agencia Andina y Reuters.