Tegucigalpa, Honduras. Autoridades confirmaron este viernes la destitución de la cónsul de Honduras en Chiapas, Patricia Villamil, “para proteger su vida”, pues ha recibido amenazas a muerte en aquel lugar.

La información oficial la dio a conocer el propio canciller hondureño Mario Canahuati, quien aseguró que la separación de la diplomática es por razones de seguridad personal.

A finales de mayo se conoció que Patricia Villamil Perdomo ha recibido amenazas telefónicas y hostigamiento a su persona mediante vehículos estacionados afuera de su casa, pintas de grafiti frente a su domicilio y llamadas que le advierten que se regrese a Honduras.

Las amenazas se dieron luego de que la funcionaria denunciara la trata de migrantes.

Para decidir el futuro de la cónsul, se reunieron ayer el canciller Mario Canahuati, el vicecanciller Alden Rivera y la directora de asuntos consulares.

Diferente versión. Las declaraciones del Mario Canahuati difieren de las hechas ayer por su segundo al mando, Alden Rivera, quien había afirmado que Villamil sería destituida por no acatar las disposiciones del gobierno de Honduras.

“Cualquier actuación de un funcionario de Honduras en el exterior debe estar apegado a los procedimiento que marca la Ley de Procedimiento Exterior, y debe ser apegado a política exterior del país”, expresó Rivera.

La Cancillería no detalló quien será el sustituto de la funcionaria destituida.