México D.F. La izquierda mexicana, sumida en divisiones internas, eligió nuevas autoridades la noche de este domingo y el resultado complica las posibilidades de una alianza con la derecha hacia elecciones estatales claves para detener el avance del PRI hacia las presidenciales de 2012.

Tras dos días de asambleas y negociaciones, el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) eligió como nuevo presidente al moderado Jesús Zambrano y como secretaria a la radical Dolores Padierna, cuyas posiciones son antagónicas respecto a aliarse con el gobernante Partido Acción Nacional.

El PRD y el PAN se aliaron en varias elecciones estatales el año pasado, con lo que lograron arrebatarle importantes bastiones al poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobierna la mayoría de los 32 estados del país y dirigió México por 71 años hasta el 2000.

Gracias a las alianzas "ya no existe la imagen del PRI imbatible (...) Este es el camino que hay que continuar hacia el 2012", dijo Zambrano a W Radio, mientras que Padierna señaló que combatirá cualquier intento de alianza con el PAN.

El PRI es actualmente el mejor posicionado en las encuestas hacia las presidenciales de 2012, por lo que comicios estatales previos como los de julio de este año en el Estado de México, el más poblado del país, son vistas como un laboratorio para las elecciones generales.

El favorito para suceder al presidente Felipe Calderón, cuyo mandato termina en diciembre de 2012, es el actual gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

El PAN no tiene aún un candidato destacado, mientras que el PRD está dividido entre quienes apoyarían al actual alcalde de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, y los que quieren postular nuevamente a Andrés Manuel López Obrador, férreo opositor a las alianzas.