La política migratoria de Estados Unidos de separar a hijos de migrantes de sus padres es una "política cruel e inhumana", afirmó este martes 19.06.2018) el canciller de México, Luis Videgaray.

"Quiero, a nombre del Gobierno y del pueblo de México, expresar nuestra más categórica y enérgica condena a una política cruel e inhumana", dijo el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un mensaje a medios por la separación de familias migrantes en Estados Unidos.

El canciller dijo que México respeta "plenamente" la soberanía de Estados Unidos y su "facultad plena" en política migratoria, pero consideró que separar a menores de sus familias viola los derechos humanos.

Según datos oficiales, cerca de 2.000 menores migrantes han sido separados de sus familias en la frontera con México en tan solo seis semanas por la aplicación de la política de "tolerancia cero" del Gobierno estadounidense, que implica tratar como criminales a los indocumentados que entran al país.

"Responsabilidad moral y constitucional" de actuar. Videgaray explicó que México tiene una "responsabilidad moral y constitucional" de actuar ante esta política migratoria, pese a que explicó que apenas una veintena de niños separados de sus padres eran mexicanos, y la mayoría han sido repatriados.

"No podemos ser indiferentes ante un hecho que claramente representa una violación de los derechos humanos" y deja a los menores migrantes en una "situación de vulnerabilidad", apuntó.

Informó que México ha reforzado las labores consulares en Estados Unidos desde que se aplicó esta política de "tolerancia cero", que en Estados Unidos han generado una ola de rechazo entre la oposición demócrata y grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes.