Excelsior.com.mx. Tres mujeres indígenas que permanecieron encarceladas por más de nueve años por delitos que no cometieron, fueron puestas en libertad mediante la mesa de reconciliación, integrada por los tres poderes del estado de Chiapas.

Se trata de Adela Gómez Martínez, acusada por el delito de homicidio por parentesco y quien purgaba una pena por 15; sin saber leer ni escribir la hicieron firmar su declaración y en ese momento no contó con un abogado.

El otro caso corresponde a Juana Hernández Santis a quien acusaron por el delito de homicidio calificado, según expediente 279//2003, madre de tres hijas y tres hijos.

Sin intérprete del idioma Tseltal al Español fue sentenciada a 27 años de prisión de los cuales cumplió nueve.

Por su parte Adela Gómez Martínez con expediente penitenciario 117/2003, fue acusada por el delito de violación y sentenciada a diez años de los cuales compurgó nueve años.

De acuerdo con el testimonio de Adela, fue obligada a firmar su sentencia.

Hasta ahora se han liberado a mil 368 personas a través de la mesa de reconciliación dijo el gobernador, Juan Sabines Guerrero, quien se pronunció porque el Poder Judicial del Estado sea un referente de justicia para el país y aseguró que seguirán buscando más casos para corregir errores.