Excelsior.com.mx. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se fijó la meta de ganar, al menos, 20 millones de votos para obtener la Presidencia de la República el próximo primero de julio, es decir, cinco millones más de los que logró el candidato Felipe Calderón hace seis años.

Durante un encuentro privado entre la dirigencia priista y la coordinación de campaña del candidato presidencial Enrique Peña Nieto, la estructura del partido conoció el Plan Nacional de Elecciones que instruyó la creación de brigadas para recorrer el territorio nacional.

Estos grupos se encargarán de presentar al mexiquense ante la población como un político que conoce los problemas del país, que tiene la experiencia para resolverlos y que cumple a través de la herencia de seguridad y estabilidad que propició el PRI durante décadas.

Otro de los objetivos será reforzar las acciones para ganar la mayoría en el Poder Legislativo y recuperar las entidades como Jalisco, Chiapas, Morelos y la Ciudad de México, gobernadas por el PAN y el PRD.

La reunión priista se desarrolló en medio de un estricto control para evitar la fuga de información, porque se trata de una estrategia, y por lo tanto, no puede ser conocida por los adversarios políticos; a los participantes, incluso, se les pidió que dejaran su celular a resguardo.

PRI va por 20 millones de votos. La dirigencia nacional del PRI y la coordinación de campaña de Enrique Peña Nieto dieron este martes el banderazo de salida a la estructura del partido para la campaña electoral a la Presidencia de la República y al Congreso de la Unión.

Este martes, durante ocho horas continuas de trabajo, la estructura del PRI conoció el Plan Nacional de Elecciones, en el cual se instruye la formación de brigadas que recorrerán todo el país, para ir por la conquista de cada uno de los votos; los brigadistas deberán aumentar en número en entidades como Jalisco, Guanajuato, Distrito Federal, Baja California, Guerrero, Sonora, Chiapas, Oaxaca, Puebla y Morelos, para recuperar la preferencia electoral por el PRI.

Basados en un modelo similar al sistema de información geográfica, los priistas dividieron a la población de México en pequeños segmentos, a los cuales se les buscará con el conocimiento específico de su problemática particular, pero al mismo tiempo se escucharán sus demandas.

Las líneas generales se refieren a que Enrique Peña Nieto será presentado ante la población como un político que cumple sus promesas, que conoce la problemática del país y que tiene soluciones; que cuenta con la experiencia de gobierno y la herencia de seguridad y estabilidad política que propició el PRI durante décadas, pero pertenece a una generación de jóvenes gobernantes que lucha por el cambio y la cercanía a la población.

Pero además, al momento en que el coordinador general de la campaña de Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, y después el secretario de Organización, Miguel Ángel Osorio Chong, hicieron la exposición de los lineamientos de la campaña presidencial y su sinergia con las campañas de candidatos a senadores y diputados federales, se les pidió a todos los ayudantes, secretarios particulares y todo tipo de acompañantes que salieran del salón.

La reunión estuvo encabezada por el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, y la secretaria general, Cristina Díaz, así como por Luis Videgaray, Miguel Ángel Osorio Chong. En tanto las exposiciones también estuvieron a cargo del secretario de Finanzas, Jorge Estefan y por el administrador del partido, quienes instruyeron a los priistas en materia de control de gastos de campaña y rendición de cuentas.

Además, estuvieron los dirigentes estatales, los representantes de la campaña de Peña Nieto en los estados; los presidentes de los comités directivos estatales, así como los delegados regionales de campaña; a todos ellos se les pidió discreción sobre la estrategia que utilizará el PRI para lograr que al menos 20 millones de mexicanos voten por el tricolor.

En 1988, también Jorge de la Vega Domínguez ofreció al entonces candidato priista Carlos Salinas 20 millones de votos.

La meta, de acuerdo con la información recabada por Excélsior, es ganar la Presidencia; la mayoría en el Congreso de la Unión y recuperar entidades gobernadas por el PAN y el PRD, como Jalisco, Chiapas, Morelos y el DF.

Elecciones. Comportamiento de las tres últimas votaciones. En 1994, cuando la lista nominal era de 45 millones de personas, votó el 77,16%, de acuerdo con el IFE. Los comicios fueron los últimos que ganó el PRI; el candidato, Ernesto Zedillo, obtuvo 48,69% de la votación.

En 2000 la lista aumentó a 58 millones, de los cuales votó 63,97%. La elección fue ganado por Vicente Fox.

En 2006 la lista era ya de 71 millones de ciudadanos, pero la participación disminuyó a 58,55%. El panista Felipe Calderón venció entonces a Andrés Manuel López Obrador, del PRD, por apenas el 0,56% de los sufragios emitidos, al alcanzar 15 millones de votos.

En tierras panistas. El aspirante del PRI y Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, ya dio los pormenores de su campaña.

Arrancará el primer minuto del 30 de marzo en Guadalajara. El acto inaugural será en la Plaza Tapatía, después se trasladará a la Plaza de la Liberación, donde acompañará al candidato al gobierno de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval. El resto del día continuará con actividades proselitistas en Jalisco.

El 31 de marzo Peña Nieto estará en Chiapas, el 1 de abril en Chihuahua, el 2 de ese mismo mes tendrá actividades en el Distrito Federal.

El resto del día Peña Nieto permanecerá en la entidad para reunirse con representantes de los sectores productivos, comerá con artesanos de Tlaquepaque y por la tarde dialogará con mujeres en Tonalá.

Simultáneamente al arranque de campaña en Guadalajara habrá actos del Partido Revolucionario Institucional en la capital de cada uno de los estados del país.

Explicó que eligió Guadalajara como punto de arranque por tratarse de la capital de un estado que hace varios años no es gobernado por el PRI; como señal de que se obtendrá la victoria en esa entidad y en todo el territorio nacional.

Además, la autoridad sostuvo que será una campaña de propuestas, de compromisos y de contacto con la ciudadanía, por lo que una de las instrucciones del aspirante priista es que las medidas de seguridad que se le brinden no obstaculicen la cercanía que pretende tener con la población.