La Habana. El presidente Felipe Calderón, primer mandatario mexicano que visita Cuba en una década, se reunió este miércoles con su homólogo Raúl Castro con el fin de llevar la relación bilateral "a su mejor nivel" y conseguir avances en áreas de inversión, comercio y energía.

La televisión estatal cubana transmitió imágenes del encuentro, pero sin profundizar en detalles sobre el diálogo sostenido.

"Ambos mandatarios abordaron el estado actual de las relaciones bilaterales, así como otros temas de interés regional, incluido el desempeño de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños Celac", dijo el escueto comunicado.

Al llegar a la isla en horas del mediodía, Calderón -que está a siete meses de concluir su mandato- mostró disposición de poner fin a años de disparidades y buscar nuevas oportunidades con la isla.

"Durante esta visita nos proponemos (...) llevar nuestra relación bilateral a su mejor nivel", dijo Calderón poco después de llegar a Cuba.

"Nos interesa también incrementar la cooperación entre México y Cuba en materia de salud, en materia de educación, en materia de cultura y deporte y también la cooperación bilateral en materia de energía", dijo Calderón a periodistas sin entrar en detalles.

"Queremos ampliar el comercio y la inversión entre México y Cuba, dialogar, analizar temas de la relación bilateral y también temas que nos conciernen y nos preocupan a todos en el ámbito regional e internacional", declaró a periodistas.

Poco después de su llegada se reunió con Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano.

Recomponer viejos nexos. Su viaje es visto por analistas como la oportunidad para recomponer accidentados vínculos entre los vecinos y dar un nuevo impulso a las relaciones para ampliar el intercambio comercial de unos US$400 millones anuales.

Cuba y México sostuvieron excelentes relaciones de amistad por décadas. El país azteca fue el único de la región que mantuvo estrechos vínculos con la isla tras la revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Pero la amistad tambaleó poco después de la llegada al poder del ex presidente Vicente Fox, quien gobernó México entre el 2000 y el 2006 y cuyas críticas al desempeño de los derechos humanos en Cuba y roces diplomáticos con La Habana pusieron en vilo las históricas relaciones.

Funcionarios mexicanos descartaron la firma de convenios en el área petrolera en Cuba, donde la estatal española Repsol-YPF perfora el primer pozo en aguas del Golfo de México, pero dijeron que sí habría un acuerdo de "cooperación técnica".

"Nos interesa también incrementar la cooperación entre México y Cuba en materia de salud, en materia de educación, en materia de cultura y deporte y también la cooperación bilateral en materia de energía", dijo Calderón a periodistas sin entrar en detalles.

Fuentes del sector católico dijeron que el mandatario mexicano se reunirá con el cardenal Jaime Ortega, cuyo rol en un histórico diálogo con el presidente Castro en el 2010 y la posterior liberación de más de un centenar de presos políticos otorgó mayor protagonismo a la Iglesia en Cuba.

Deuda cubana en la mira. Expertos han dicho que Calderón busca aprovechar la apertura que experimenta Cuba, cuyo gobierno implementa un plan de más de 300 reformas económicas para reflotar el sistema socialista vigente hace 50 años.

México es el octavo socio comercial de Cuba y su sexto proveedor. El comercio bilateral en el 2011 fue de más de US$373 millones, un 15% superior al año anterior. La balanza registró un superávit para México de unos US$339 millones, según cifras oficiales.

El país azteca vende a Cuba depósitos, barriles, tambores y botes de aluminio, además de alimentos para animales y caucho. Cuba exporta ron, tabaco, cigarros, desechos de aluminio y medicamentos.

Fuentes diplomáticas y comerciales han dicho que la posibilidad de nuevos negocios pasaría primero por la solución de la deuda cubana con México de más de US$400 millones, un tema crítico en la agenda bilateral.

"Si no llegan a un acuerdo con la deuda, es posible que todos los demás acuerdos vayan al piso", dijo una fuente local.

La visita de Calderón era muy esperada desde el 2009, cuando canceló su viaje enojado por la decisión de Cuba de cerrar temporalmente los vuelos aéreos desde y hacia México a raíz del mortífero brote de la pandemia de gripe H1N1.

De Cuba partirá el martes hacia Haití y luego viajará a la ciudad colombiana de Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas que se celebrará el 14 y 15 de abril.

"Serán dos días de trabajo muy importantes para México y para Cuba y estoy absolutamente seguro del éxito (de la visita)", agregó Calderón.