México D.F. El caso de Florence Cassez, una francesa que está encarcelada en México por un proceso de secuestro, continúa tensionando las relaciones entre ese país europeo y la nación azteca, al punto que el gobierno de Felipe Calderón resolvió que en este momento no están dadas las condiciones para que su país participe en el Año de México que se realiza en Francia.

El tema escaló con más intensidad después que este lunes el presidente Nicolas Sarkozy enfatizó que “no dejaremos a esta joven en prisión por otros 60 años".

Asimismo anunció que cada acto del Año de México que se realiza en Francia sería precedido de un discurso sobre la situación de la francesa, "para que no la olviden", informó El Universal.

Estas declaraciones provocaron la molestia de mexicana. La secretaría de Relaciones Exteriores de México emitió una declaración en que señala que “el Gobierno de México lamenta profundamente que se pretenda vincular un caso del orden estrictamente penal con las relaciones entre dos naciones que han mantenido una larga historia de amistad y una profunda afinidad de valores”.

Añade que “es realmente sorprendente que un Jefe de Estado tome una decisión de política exterior que afecta los vínculos entre dos pueblos y gobiernos en consulta con una persona condenada por la justicia mexicana por delitos de naturaleza particularmente grave”.

Un punto delicado en este contexto es el Año de México que se efectúa en Francia, que según la cancillería de la nación latinoamericana se realiza por invitación del presidente galo y contempla numerosas actividades que se han planificado por ambos gobiernos.

Frente a ello, el gobierno mexicano puntualiza que “utilizar el Año de México en Francia para que en cada una de sus actividades se hable del caso Florence Cassez, como lo ha indicado el Presidente Sarkozy, va en contra de la Declaración Conjunta México-Francia suscrita en septiembre de 2010.
En dicha Declaración ambos gobiernos acordaron llevar a cabo el Año de México en Francia para “permitir al público francés conocer la diversidad y riqueza del patrimonio cultural de México y su dinamismo creativo”.

Al respecto advierte que “el Gobierno de México no permitirá que los artistas y creadores, así como los empresarios y demás participantes en este programa, sean expuestos a manifestaciones ajenas al fin que los convocó originalmente y que impedirían la debida apreciación de sus obras y sus contribuciones”.

Por ello puntualiza que “a la luz de las declaraciones del Presidente Nicolas Sarkozy, el Gobierno de México considera que no existen las condiciones para que el Año de México en Francia se lleve a cabo de manera apropiada y que cumpla con el propósito para el cual fue concebido”.

La declaración concluye señalando que “mientras no se constate que existen las condiciones indispensables para el desarrollo del Año de México en Francia conforme a los términos en que ambos gobiernos acordaron llevarlo a cabo, lamentablemente el Gobierno de México no estará en posibilidad de participar en sus actividades”.