Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El gobierno mexicano rechazó ante la ONU que la tortura sea una “práctica generalizada” en el país, como señala el informe del relator especial de ese organismo Juan Méndez, presentado este lunes en Ginebra.

A través del embajador Jorge Lomónaco Tonda, representante permanente de México ante Organismos Internacionales con sede en Suiza, contestó en sesión del Consejo de Derechos Humanos que nuestro país reconoce una serie de retos por atender en la materia, pero no comparte “una aseveración como la que propone el relator” de Naciones Unidas.

En la versión estenográfica del discurso, que difundió la Cancillería mexicana, el diplomático aseveró que el documento tampoco “corresponde con la realidad ni refleja los enormes esfuerzos que ha desplegado mi país para consolidar en la ley y en la práctica una cultura de respecto a los derechos humanos, los que por cierto, han sido acompañados en gran medida por las Naciones Unidas”.

"No puedo más que reiterar que no podemos compartir la observación de que la tortura es generalizada en el país, porque no corresponde con la realidad", sostuvo Lomónaco

También aseguró que de algunos puntos, México toma nota del trabajo desempeñado por el enviado de la ONU, producto de su visita a México en 2014 y de reuniones con más de cien servidores públicos de alto nivel”.

Especificó que el informe realizado por Juan Méndez está presentado con información sobre catorce casos e invitó al relator a continuar con el ejercicio de recabar documentación, “a fin de que el Estado pueda asegurar el acceso pleno a la justicia de las respectivas víctimas de violaciones a los derechos humanos”.

Sobre esta misma línea, Lomónaco Tonda afirmó que el gobierno mexicano proporcionó información puntual sobre el 95% de los casos referidos y continúan los trabajos de dicho proceso.