Ciudad de México. México registró en el primer trimestre de este año su pico más alto de homicidios en dos décadas con 6.553 investigaciones abiertas, según la estadística mensual presentada por el gobierno mexicano.

Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), un órgano de la Secretaría de Gobernación (ministerio del Interior), arrojaron que marzo cerró con 2.346 expedientes por homicidio, los cuales se sumaron a los 4.207 casos de enero y febrero.

El número de asesinatos de los primeros tres meses es 13,2% mayor con respecto a los 5.789 casos del mismo periodo de 2017, año que terminó como el más violento de las últimas dos décadas en México con un total de 25.340 averiguaciones por homicidio.

Los homicidios comenzaron a descender en enero y febrero, frente a la tendencia del año pasado, sin embargo en el tercer mes del año la cifra repuntó al grado de que se convirtió en el peor marzo desde 1997, según el informe mensual del SESNSP.

La mayoría de los crímenes se llevaron a cabo con arma de fuego y sólo un porcentaje menor con arma blanca u otros elementos.

De acuerdo con el consultor en seguridad pública, Arturo Arango, el alza de la violencia en México ya no sólo es producto de las peleas entre los cárteles de la droga que se desataron con fuerza desde hace una década en estados donde buscan el dominio, como los que están en la frontera con Estados Unidos o donde producen los narcóticos.

Los homicidios comenzaron a descender en enero y febrero, frente a la tendencia del año pasado, sin embargo en el tercer mes del año la cifra repuntó al grado de que se convirtió en el peor marzo desde 1997.

El aumento de muertes se ha generalizado en casi todo el país y cada vez son más comunes los asesinatos durante asaltos o robos en ciudades que eran tranquilas, una situación preocupante, dijo a Xinhua el experto.

"Se está incrementando en zonas en donde nunca antes se había visto violencia (...) Tendríamos que poner más atención no sólo en los delitos relacionados con delincuencia organizada, porque el delito que está pegando a la ciudadanía no lo estamos tomando en cuenta", subrayó Arango.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dijo esta semana durante un evento con deportistas que falta mucho por hacer en materia de seguridad pública para que el país tenga un clima de plena tranquilidad.

"Sigue siendo todavía uno de los retos mayores, quizá el de mayor necesidad de acometer para que realmente nuestro país alcance condiciones de plena paz y de plena tranquilidad", señaló el presidente al hacer un balance de su gobierno, que concluye este año.

El consultor en seguridad, Carlos Mendoza, previó sin embargo que el número de asesinatos no superará las cifras de 2017, debido a las medidas que las autoridades adoptaron.

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) emprendió una operación policial de la mano de los gobiernos de algunos estados donde el crimen se acentuó el año pasado, como las ciudades en el oeste del país que el cártel Jalisco Nueva Generación volvió escenarios de peleas, comentó a Xinhua el experto.

"No habrá una disminución sensible. Creo que el 2018 apenas y estará por debajo del récord de 2017, pero sí habrá una ligera reducción que servirá para contribuir un poco a la narrativa de seguridad", agregó Mendoza.